El Corpus en Daroca

Daroca es uno de esos lugares en los que uno puede viajar en el tiempo con solo cerrar los ojos. Atravesamos la Puerta Alta o la Puerta Baja y entramos en su impresionante calle mayor, larga, ancha y monumental como pocas.

Si levantamos la vista nos encontramos con los restos del castillo y con esas murallas que trepan por los dos cerros entre los que la ciudad ha crecido. Podemos callejear por la antigua morería y la judería, visitar iglesias románicas que posiblemente son las primeras en las que apareció el mudéjar en Aragón… Sin embargo, hoy no vamos a hablar de eso, sino de una tradición que se remonta a la Edad Media. Pero antes, vamos a detenernos un momento en su escudo.

Escudo en la Puerta Alta

Curioso, ¿verdad? Poco a poco se fueron añadiendo los diferentes elementos que tiene, hasta llegar a lo que podemos ver aquí:

      • La muralla, con las dos puertas
      • De puerta a puerta, un barranco que corresponde a la calle mayor
      • Seis ocas
      • Dos banderas con las barras de Aragón
      • Dos ángeles que sostienen algo con varios puntos rojos

¿Qué significa todo esto? Con la muralla y las puertas no hay duda, pero ¿las ocas? Pues nos hablan de una antigua leyenda que dice que después de que las tropas de Alfonso I el Batallador conquistaran toda esta zona los musulmanes intentaron recuperar Daroca, atacando de noche. Los vigilantes estaban dormidos, y cuando la ciudad estaba a punto de ser invadida media docena de ocas empezaron a graznar como locas hasta que el alboroto despertó a todo el pueblo. En cuanto a las banderas, se las dio Jaime I por su ayuda en la conquista de Valencia, pues parece que en el asalto a la ciudad los darocenses clavaron las banderas del rey de Aragón en la Puerta de Serranos. Algunos jirones de las dos que Daroca recibió en el siglo XIII todavía se conservan en el Museo de la Colegiata, cosidos a otras modernas. Por cierto, salen en procesión el día del Corpus.

Y precisamente con el Corpus tiene que ver la última imagen del escudo, los dos ángeles que sostienen algo en la parte de arriba. ¿Qué es? Vamos a verlo también en la portada de este libro:

Historia del Divino Mysterio de los Corporales de Daroca, que aconteció en la conquista del Reyno de Valencia, y vino por voluntad divina a la ciudad de Daroca, en el Reyno de Aragón“. ¿Qué significa esto? Pues de eso vamos a hablar hoy. Ya hemos visto más arriba que las gentes de Daroca ayudaron a Jaime I el Conquistador en la conquista de Valencia. Pues bien, después de que el rey entrara en la ciudad (el 9 de octubre de 1238) dejó el gobierno a Berenguer de Entenza, quien decidió sitiar el castillo de Chío, en poder de los musulmanes. Las tropas cristianas estaban en un lugar conocido como el Puig de Codol cuando al amanecer de un 23 de octubre de 1239 mosén Mateo Martínez, de Daroca, estaba celebrando la misa y a punto de repartir la comunión…

La escena de la misa bordada en el “Terno de los corporales”

La tradición cuenta que en ese momento los musulmanes atacaron y los cristianos se lanzaron a la batalla, como puede verse en este relieve de la capilla de los corporales de Daroca, del siglo XV.

Mientras, ¿qué hizo el sacerdote con aquellas hostias que ya estaban consagradas? Pues cogió unos corporales (la tela que se extiende sobre el altar para colocar sobre ella el cáliz), las envolvió y las escondió. Cuando los soldados volvieron victoriosos de la batalla quisieron dar gracias a Dios comulgando, mosén Mateo fue a buscar las hostias que había guardado y…

¡¡¡Se encontró con que aquellas seis hostias se habían pegado a los paños, que estaban teñidos de sangre!!! Todo el mundo se quedó conmocionado con aquel milagro y enseguida se planteó un problema: ¿dónde se iban a guardar aquellos corporales con las hostias milagrosas? Allí había gente de seis ciudades diferentes y todos querían llevárselos, así que se decidió sortearlos. La primera vez, salió Daroca, y los demás protestaron. Se repitió el sorteo y volvió a salir Daroca, y así hasta tres veces. Sin embargo, como el resto seguían sin estar conformes se decidió montarlos sobre una burra que nunca hubiera estado en tierra de cristianos y dejarla andar.

La burra echó a andar, a andar y a andar. Pasó Valencia, pasó Manises, pasó Segorbe… y el 7 de marzo de aquel año de 1239 llegó a Daroca, donde se arrodilló delante de la iglesia del convento de San Marcos, en las afueras de la ciudad, y murió reventada.

Convento de San Marcos y relieve con la historia de la burra

Con el paso del tiempo los corporales de Daroca se convertirían en una de las reliquias más famosas de la Cristiandad, se les construiría una iglesia con una fabulosa capilla y serían los protagonistas de una de las fiestas más importantes del calendario: el Corpus Christi, que hoy se sigue celebrando con especial solemnidad en esta localidad.

Seguiremos hablando de las fiestas aragonesas en nuestro blog. De momento, os dejamos algunos enlaces por si queréis seguir leyendo. Y ya sabéis, si queréis podéis seguirnos entrando en http://www.facebook.com/identidad aragonesa y pinchando en “me gusta”, o en twitter @estatutoaragon

 

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “El Corpus en Daroca

  1. Me encanta la página y la tomo de referencia para el blog de la Casa de Aragón de Sevilla. Por supuesto con referencia a vuestra web. Gracias

  2. Chuse

    Se ha hecho algun estudio serio y riguroso sobre el origen de la bandera regalada por el rey Jaime I. Si fuera cierto lo que dice, seria la bandera aragonesa mas antigua. Espero que si no esta hecho, que se haga ( hasta con el Carbono 14 si hace falta).

    • Chuse

      Se ha hecho algun estudio serio y riguroso sobre el origen de la bandera regalada por el rey Jaime I ? Si fuera cierto lo que dice, seria la bandera aragonesa mas antigua. Espero que si no esta hecho, que se haga ( hasta con el Carbono 14 si hace falta).
      (Perdon me deje el signo ?)

  3. Pingback: Joyas de nuestro patrimonio – La capilla de los Corporales de Daroca | La identidad de Aragón

  4. Estupendo artículo, como toda vuestra página en general. Os sigo y hacéis una buena labor de divulgación sobre nuestra tierra. Estas tradiciones son curiosas e interesantes. Sin embargo, estamos en pleno siglo XXI y no creo que sea riguroso dar como hechos ciertos lo que no son sino una leyenda medieval. Ello puede inducir al lector a creer que semejantes historias fantásticas son posibles y e incluso reales. Recibid un saludo cordial.

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: