Joaquín Costa, un profeta en su tierra

Joaquín Costa es uno de esos grandes aragoneses que trascendió las fronteras del viejo reino para ser una de las figuras más destacadas de la intelectualidad española de finales del XIX y principios del XX. Pero, ¿Quién fue Costa? ¿Qué hizo? Preguntas con fáciles pero a la vez difíciles respuestas.

joaquin-costa0

Retrato de Joaquín Costa realizado por Victoriano Balasanz (www.madridvillaycorte.es)

Difíciles porque intentar resumir todo el pensamiento de Costa en apenas unas líneas es una dura tarea, porque escribió sobre todo aquello que le interesaba y le preocupaba. Dedicó mucho tiempo a pensar en cómo mejorar una sociedad en crisis y nos dejó algunas lecciones que son muy válidas todavía hoy. Por otro lado es fácil hablar de Costa, porque sus textos y opiniones son accesibles a todos los públicos: Costa habla claro, sin rodeos, y son muchas las monografías y estudios que tenemos en la actualidad.

Además, Costa fue un aragonés universal. Y lo fue porque sin dejar de pensar en su Aragón, fue un europeísta e internacionalista convencido. Para él, Europa era sinónimo de honestidad, apertura, raciocinio y progreso. Un progreso entendido no sólo en lo económico y vinculado a la industrialización y el enriquecimiento de unos pocos, sino en la construcción de una sociedad más justa incluyendo a trabajadores y jornaleros. Costa destapó y criticó duramente el sistema político de la Restauración que representaba todo ese atraso: las oligarquías y caciques que seguían desgobernando el país.

IMG_9423

Busto de Joaquín Costa en Zaragoza obra de José Gonzalvo

 Y es que, si nos preguntamos quién fue Costa, lo primero en que pensamos es el movimiento del que fue figura destacada: el Regeneracionismo; una corriente de pensamiento (que acabó articulada en un partido político, Unión Nacional, sin mucho éxito) que surge tras la pérdida de las últimas colonias españolas en 1898 y que pone de manifiesto una tremenda frustración y una sensación de atraso frente a otras potencias europeas. Esta necesidad urgente de regenerar España, de buscar un cambio profundo en sus anquilosadas estructuras políticas, económicas y sociales tuvo en Aragón grandes referentes, ya que junto a Costa se situó otro aragonés: Lucas Mallada.

Pese a la importancia de Costa y el profundo calado de algunas de sus ideas y reivindicaciones no podemos hablar de él como un triunfador. Fracasó en muchos de sus proyectos chocando contra unas estructuras y una sociedad atrasada. En una nota manuscrita tardía, encontrada por José María Auset, Costa escribía:

«Siempre he llegado a deshora. Cuando quise ser catedrático, no quisieron mis jueces, o los que influían sobre los jueces; cuando quise ser diputado, no quisieron los electores, o los que mandaban sobre los electores; cuando quise ser gobernante (partido político Asamblea de Zaragoza) no quiso el país (en el hecho de desbaratar aquello con la cabeza desequilibrada de Paraíso, los unos; los otros, de no querer partido, sino liga); cuando quise ser notario, registrador, juez (notaría única, mis libros, Asamblea notarial, etc.), no quisieron los notarios ni el ministro; cuando quise ser labrador, no quisieron los tribunales ni el clero (La Solana, Ciudad Real)».

IMG_6669

Monumento a Joaquín Costa en Graus obra de José Bueno

De profesión, Costa fue jurista. Después de realizar en Huesca el Bachillerato y hacerse maestro y agrimensor, Costa inició una brillante carrera académica en la Universidad de Madrid, donde se licenció en Derecho en 1872 y en Filosofía y Letras en 1873 para luego doctorarse en Derecho en 1874 y en Filosofía y Letras en 1875. Realizó muchos trabajos importantes; entre ellos, realizó una revisión ideológica y política de muchos apartados del Derecho español, que consideraba obsoletos, resaltando la importancia de la costumbre y de la historia. También estudió el derecho civil aragonés, llegando a afirmar que “Aragón se define por su Derecho”.

imagesCA6YIK92

Muchos historiadores lo definen como un político frustrado. Pese a ello, Costa desarrolló una intensa tarea política, debido sobre todo  a un gran interés por aquello que acontecía a su alrededor. Costa veía muchas cosas que le gustaban más bien poco y sus duros enfrentamientos con los políticos del “turnismo” le alejaban más y más de los centros oficiales de poder. Fue elegido diputado en cortes por el Partido Republicano, pero nunca llegó a ocupar el escaño. En los últimos años de su vida, se acercaría al socialismo, haciendo públicas sus simpatías por Pablo Iglesias y se alejaría física y mentalmente del centro político español. Como nos recuerda su epitafio en el cementerio de Torrero: “No legisló”.

mausoleocosta3m

Mausoleo de Joaquín Costa en el Cementerio de Zaragoza(www.esculturaurbanaaragon.com.es)

Los temas a los que se acercaría Costa, en menor o mayor medida, son muchos. Con una gran capacidad de trabajo y una curiosidad desmesurada, escribió numerosos libros y artículos sobre educación, lingüística, economía, antropología… Pero, sin lugar a dudas, uno de los temas donde más profundizó y que más trascendencia ha tenido fue el desarrollo agrario vinculado a las infraestructuras hidráulicas. El altoaragonés vivió con especial sensibilidad las secuelas de la gran crisis agrícola y pecuaria de fin de siglo, preocupado no sólo por mitigar la sed de las tierras, sino también por establecer cultivos más productivos y mejorar la condición de los jornaleros y pequeños campesinos, desarrolló un ambicioso plan de pantanos y canales para convertir a los secanos aragoneses en verdes campos. Costa veía el desarrollo más vinculado a la agricultura y la ganadería que al sector industrial que por aquellos años estaba empezado a desarrollarse.

27518542

Canal de Tamarite de la Litera (www.todocoleccion.net)

El altoaragonés extendió sus propuestas a toda España. Propuso un cambio radical en la aplicación y dirección de los recursos y energías nacionales: presupuesto volcado en educación, colonización interior, obras hidráulicas, repoblación forestal, investigación científica… Pero será tras su muerte cuando sus planteamientos hidráulicos se impulsen con el Plan de Riegos del Alto Aragón (1915), iniciado por el Estado en 1926, en plena dictadura de Primo de Rivera.

Como hombre ilustrado, supo ver que la mejor vía para el progreso de una sociedad, en el más amplio sentido de la palabra, es la educación. Por eso, desde fases muy iniciales se vinculó a la Institución Libre de Enseñanza, siendo estos años su principal etapa como docente y teórico de la educación, asunto al que volverá tras el “desastre” del 98. “La mitad del problema está en la escuela”, escribió entonces. Entre sus planteamientos, destacan sus ideas sobre las mejoras en la formación y consideración de los maestros, supresión de exámenes, formación integral: “educar el cuerpo tanto como el espíritu”…  La propuesta incluye una extensión de la educación a todos los rincones de España “sin censura por parte del Estado ni de la Iglesia”:

«Nuestra áncora de salvación, si todavía queda alguna para España, está fundamentalmente en reorganizar y crear la “escuela”, entendiendo por esto implantar a todo gasto, cueste lo que cueste, en todas sus imponentes proporciones […] un vasto sistema de instituciones docentes».

IMG_6673

Detalle del monumento a Joaquín Costa en Graus diseñado por Fernando García Mercadal

 Como vemos, resumir todas las facetas de este aragonés ilustre y contradictorio a veces es tarea difícil. Terminaremos destacando una todavía mayor: ser profeta en su tierra. Costa murió en 1911 y fue enterrado en el cementerio de Torrero, pese a los intentos desde Madrid, de que por su relevancia intelectual se llevaran sus restos a la capital. Miles de zaragozanos salieron a las calles al paso del ataúd de Costa para rendir tributo a uno de sus grandes prohombres como atestiguan las crónicas de la época y este reportaje fotográfico tomado por Aurelio Grasa. Todavía hoy, las imágenes siguen impactando. No dejéis de ver este enlace: http://barbozagrasa.blogspot.com.es/2011/02/el-reportaje-fotografico-del-entierro.html

cortejo_funebre_en_zaragoza

Multitudinario entierro de Joaquín Costa (www.centenariocosta.es)

La importancia de este aragonés universal traspasa los límites de su propio mito y del tiempo contra el que le tocó luchar. Sus ideas y escritos, filtrados por el tamiz del tiempo y la historia, pueden seguir iluminando nuestro futuro.

 Encontraréis más información en:

LOGO Presidencia

Anuncios
Categorías: Los aragoneses | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: