50 años de cachirulos aragoneses

Se cumple medio siglo de las Asociaciones de Cachirulos aragoneses. Cincuenta años de defensa de la cultura y las costumbres de esta tierra en manos de centenares de socios que han seguido las directrices de un médico zaragozano decidido a reivindicar todo lo nuestro. Demetrio Galán Bergua dio el primer paso en 1952, con una serie de conferencias sobre la jota que supusieron el origen de lo que luego sería la Peña El Cachirulo.

Monumento a Demetrio Galán Bergua en el Parque de Macanaz de Zaragoza

Monumento a Demetrio Galán Bergua en el Parque de Macanaz de Zaragoza

Galán Bergua era médico, radicado en el populoso barrio de Delicias. Demostró desde su juventud la militancia comprometida con lo aragonés, desde distintas tribunas a las que accedió por su inquietud. Médico de profesión, creó su propia revista con el nombre “La casa del médico” y comenzó a escribir en el periódico, primero como especialista en salud y luego como defensor de las costumbres aragonesas. Fue, además, autor de varias obras teatrales y de la música de dos zarzuelas. Incluso de una obra autobiógrafica, “El licenciado Montijo”, que ha quedado sin publicar.

En febrero de 1953, Demetrio Galán Bergua se propuso llevar a cabo una serie de conferencias a modo de antología jotera. En ellas se repasaron, con la ayuda de rondalla y cantadores, los distintos estilos que configuran la jota cantada. Con el título de “Exaltación de la jota” fueron en todo un éxito. Especialmente la exhortación a dar la relevancia debida al folclore aragonés. Palabras de ánimo a los asistentes para seguirlo, mimarlo e impulsarlo más de lo que hasta entonces se había hecho. Y fue entonces cuando otro destacado zaragozano, Pascual Irache, propuso la creación de una Asociación con el nombre de “Amigos de la Jota” para encauzar esos esfuerzos. Algo que se hizo efectivo ese mismo año, bajo la presidencia de Demetrio Galán Bergua.

Cartel de la gala del 50 aniversario de El Cachirulo de Zaragoza

Cartel de la gala del 50 aniversario de El Cachirulo de Zaragoza

En el acta fundacional de la nueva asociación, se expresa el deseo de este pequeño grupo de zaragozanos de “defender la Jota en todos sus aspectos”. Además se destaca “el carácter romántico y los anhelos de tipo espiritual en beneficio de la jota y de sus intérpretes” con el que nace. Entre sus objetivos se citan los de realizar concursos, giras de exaltación por los pueblos, becas ayudando a los valores joteros que puedan encontrarse o, incluso, la creación de ayudas benéficas para los intérpretes de jota en caso de hallarse enfermos o incapacitados y con falta de recursos. Son ideas ambiciosas que se intentaron desarrollar a lo largo de los siguientes diez años y que se tradujeron en conciertos, un concurso bajo el nombre del cantador José Oto o la publicación de grabaciones. Además, el propio Galán Bergua apareció asiduamente en un programa de Radio Zaragoza para seguir trasladando a la población su antología de la jota con la ayuda del cantador Jesús Gracia.

Demetrio Galán presentando el concurso de Jota de El Cachirulo (Archivo Municipal de Zaragoza)

Demetrio Galán presentando el concurso de Jota de El Cachirulo (Archivo Municipal de Zaragoza)

Diez años después, en 1963, los dirigentes de la Asociación se dieron cuenta de que la defensa y puesta en valor de la jota no era más que el principio. A lo largo de los 10 años anteriores habían tomado consciencia de la necesidad de potenciar otros muchos aspectos de la cultura aragonesa. Y decidieron comenzar con la gastronomía. Para ello crearon otra sección dentro de la propia Asociación ‘Amigos de la Jota’ con el nombre “Peña El Cachirulo”. En el acta en la que se proclama su constitución, el 30 de diciembre de 1963, queda escrito que “la creación obedece a la defensa de las cosas de Aragón y muy especialmente a su cocina”. Y se acuerda remitirse a una primera cena que sirva de espaldarazo a la creación de la Peña el día de San Valero, patrón de Zaragoza.

El que siguió siendo presidente también de esta sección, Demetrio Galán Bergua, explicaba en un artículo de Heraldo de Aragón que querían volver a recuperar el espíritu de las tradicionales “lifaras” aragonesas. Establecer, al modo de una sociedad gastronómica, citas mensuales en las que hablar de los asuntos que atañen a la tierra alrededor de un menú típicamente aragonés. Los hombres debían ir tocados con el pañuelo típico, apodado “cachirulo” por el médico zaragozano. Las mujeres deberían llevar el mantón sobre los hombros. Y, por supuesto, las reuniones acabarían con la jota espontánea de la tierra.

Demetrio Galán Bergua (segundo a la izqda) en una reunión social. (Fuente- Rafael Castillejo)

Demetrio Galán Bergua (segundo a la izqda) en una reunión social. (Fuente- Rafael Castillejo)

Al mismo tiempo que se crea la Peña El Cachirulo en Zaragoza capital, otro grupo de personas en la localidad zaragozana de Escatrón, curiosamente también liderados por el médico de la localidad, Pedro Orós, crean su propia Peña El Cachirulo al hilo del escrito de Galán Bergua en Heraldo de Aragón. Incluso se adelantan a los zaragozanos en una primera cena en la que la gastronomía, la conversación y el entretenimiento responden a la tradición de nuestra tierra. El Cachirulo se convierte así, inmediatamente, en un fenómeno aragonés.

El Cachirulo Escatrón (Foto-Antonio Ramón Ezquerra)

El Cachirulo Escatrón (Foto de Antonio Ramón Ezquerra)

Aunque el primer propósito es meramente lúdico y gastronómico, con el desarrollo de los estatutos los objetivos se amplían. Ya en 1965 la Asociación ‘Amigos de la Jota’ y la Peña ‘El Cachirulo’ de Zaragoza se unen en una sola estructura y los términos empiezan a usarse indistintamente hasta quedar fijados como “Asociación Cultural El Cachirulo Amigos de la Jota”. Además de la promoción, conservación y divulgación de la Jota Aragonesa en todas sus manifestaciones, entre sus finalidades se establecen:

  • Conservar las costumbres y tradiciones de Aragón, divulgarlas y exaltarlas.
  • Dignificar en lo preciso las manifestaciones populares.
  • Servir de estímulo y mecenazgo de los estudios sobre historia, geografía, arte, economía, derecho, literatura, música o folclore.
  • El mejor conocimiento de bellezas naturales, tesoros artísticos, gentes, costumbres y tradiciones.
Cartel de una de las actividades de los cachirulos

Cartel de una de las actividades de los cachirulos

Y en los años siguientes comienzan a desarrollarse toda una serie de actividades en este sentido, con ganas y ambición. Incluso se crea una Sociedad Anónima con el objetivo de construir y gestionar un Parador aragonés en el que se impulse la gastronomía y se de a conocer nuestro folclore. Un gran esfuerzo que daría fruto con la inauguración del Parador ‘El Cachirulo’, aún existente en la Avenida de Logroño de Zaragoza. Aunque las cuentas no cuadraron y tuvo que ser inmediatamente vendido para su gestión, el proyecto da fe de la ambición que existía en el seno de la asociación zaragozana.

Paradorelcachirulo_zaragoza (foto oficial)

Parador El Cachirulo

Aparte de las originales cenas mensuales, durante las décadas de los 70 y 80 del pasado siglo, la Peña El Cachirulo de Zaragoza mantiene una sede abierta para todos con servicio de cocina aragonesa o se encarga de la celebración de un concurso de jota. Los socios disfrutan de una variada vida cultural con viajes para conocer la Comunidad, charlas y conciertos de todo tipo. Entre las iniciativas que se iban a desarrollar en los años siguientes destaca también la creación del Mercado del Arte en la Plaza Santa Cruz, junto al Palacio Tarín, que por entonces era la sede de El Cachirulo zaragozano. Surge alrededor de un concurso de pintura que llenará los salones de la sede de obras de arte.

Palacio Tarín, una de las sedes de El Cachirulo zaragozano

Palacio Tarín, una de las sedes de El Cachirulo zaragozano

Y mientras todo esto pasa en Zaragoza surgen otros cachirulos, en principio denominados como filiales, por distintos municipios de Aragón, España e incluso el extranjero. Comparten los mismos fines y realizan las mismas actividades. En algunas poblaciones se hacen cargo de la enseñanza de la jota aragonesa creando escuelas que hoy son muy destacadas y tienen el mérito de haber mantenido la jota durante sus peores años. Incluso todos esos cachirulos se unen en una Federación y establecen un calendario de celebración de Aniversarios en los que reunirse en cada una de las sedes. Una actividad que todavía hoy se mantiene viva y que sigue manteniendo unidos a los cachirulos.

Cartel de la Semana Cultural de El Cachirulo de Alcañiz

Cartel de la Semana Cultural de El Cachirulo de Alcañiz

Y es que, pese a las muchas vicisitudes vividas, el movimiento de los Cachirulos aragoneses sigue en marcha. Se han pasado por tiempos difíciles y ha habido bajas, pero todavía sigue quedando una amplia masa social dispuesta a seguir trabajando por los fines originales de la Peña El Cachirulo. En total son diecinueve agrupaciones en la Comunidad Autónoma y otros municipios de España que siguen manteniendo el espíritu fundacional de Demetrio Galán Bergua. Continúan reuniéndose y realizando todo tipo de actividades de forma habitual, tanto en sus propias asociaciones como en común. Cuentan con el paraguas de la Federación de Cachirulos, con el objetivo de ganar presencia, reivindicar su trabajo y mantenerse otros 50 años más como defensores de la cultura aragonesa.

LOGO Presidencia

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: