Moras y encantarias aragonesas

Dice la tradición más legendaria que existen en Aragón unas criaturas bellas pero generalmente trágicas, que pagan su triste existencia con vidas eternas en fuentes, cuevas de escarpados montes o ruinas de castillos. Las llaman encantarias o, fruto de una época en la que todo suena a antiguo, moricas. Se asemejan mucho a lo que en otros lugares de España conocen como hadas, lejos del prototipo del cuento con alas y varita mágica.

Hada típica. Fuente hadasyduendesmagicos.blogspot.com

Hada común que poco tiene que ver con las moras y encantarias aragonesas.

Dice la Real Academia Española que hada es un “ser fantástico que se representaba bajo la forma de mujer, a quien se atribuía poder mágico y el don de adivinar el futuro”. Aunque no existen, en la tradición aragonesa conocida, historias concretas en las que se utilice esa calificación, si hay topónimos que le dan relevancia. En la Ribagorza existe una Sierra de Hadas y un Collado de Hadas desde el siglo X. Otros accidentes geográficos o caseríos han mantenido ese nombre durante centurias, especialmente en el Pirineo.

1. Ribargorza. Turbón

Existe un Collado de las Hadas en la Ribagorza, alrededor del Turbón.

Muchos creen que estos personajes provienen de reminiscencias de las antiguas creencias, pues como a mujeres se representaban las diosas generatrices de la Tierra. No en vano se trataba de espíritus directamente relacionados con la procreación y las fuerzas vivificadoras, cualidades propiamente femeninas.

A partir de esa figura común, la de la mujer que se aparece en la naturaleza, como protectora o símbolo de la fuerza de la vida, se produce la evolución. En la transmisión de esas historias se tomó de aquí y de allá, según el tiempo vivido y las creencias desarrolladas. Y de esta forma derivaron en hadas, encantarias o la muy particularmente aragonesa acepción aragonesa de “moras”, cada una con sus propias historias y formas de actuar.

Llamen como se llamen, una característica especialmente extendida de estos personajes es su relación con el agua. Lo más fácil es que, si nos las encontramos, lo hagamos en las fuentes, el curso de los ríos, en los lagos e ibones de las montañas. Hay historias que aseguran que su poder lo generan el agua de los pozos y los manantiales. También existen las que son capaces de manejar el agua a su voluntad, secando las fuentes o parando el curso de los manantiales. Incluso, curiosamente, podemos verlas inmersas en su propia faena, que consiste en lavar la ropa y tenderla al Sol. Esta actividad ha hecho que otro de los nombres por los que se le conoce a estos seres sea el de “lavanderas”.

2. Río del Pirineo. Fuente pirineodigital.com

Las fadas o lavanderas aparecen junto a los lechos de los ríos pirenáicos. Fuente: http://www.pirineodigital.com

Las Lavanderas recuerdan a la figura de unas hadas célticas, las “Ban Shee”, que no lavaban la ropa de los que iban a morir. Pero en el caso aragonés, estos seres lavan su propia ropa. Han sido vistas en Villanueva de Sijena y en el Tozal de Asba, uno de los muchos montes mágicos del Pirineo, cerca de Betorz. En este último lugar tendían sábanas al lado de una fuente, la de Acuazones, donde se producían las tormentas. En otro lugar cercano, en Aínsa, existe el llamado “Prado de las Lavanderas”.

Las encontremos donde las encontremos, lo más posible es que sólo veamos las prendas que lavan. Ver a las lavanderas, encantarias o hadas, es difícil, y parece algo que sólo está al alcance de los llamados “almas blancas” que tienen un espíritu fuerte con el que enfrentarse a los poderes maléficos. Eso sí, no debemos olvidar que, aunque no las veamos, ellas están por ahí. Y, por ejemplo, no está mal evitar arrojar piedras a los ibones o a las aguas mansas de las fuentes, pues podemos irritar a estos personajes con muy malas consecuencias.

3. Ibon de Plan. Foto de Isabel Díez San Vicente en fotonatura.org

Imagen del Ibon de Plan, donde vive una mora encantada. Foto de Isabel Diez San Vicente. Fuente http://www.fotonatura.org

Además de su relación con el agua, un aspecto general es el de relacionar a estos personajes con momentos especiales del año. Una de las pocas historias aragonesas que hablan de explícitamente de “Fadas” (“hadas” en aragonés) cuenta como las criaturas de esta clase que habitan los ibones del Puerto, en Canfranc, se aparecen a los caminantes en la noche del solcito de invierno, el 24 de diciembre. Los caminantes no pueden resistirse a sus llamadas, como ocurre con las sirenas, y se lanzan hacia sus cuerpos transparentes, cayendo al agua y hundiéndose hacia el fondo del lago.

Otro de los momentos del año en el que se abre una ventana al mundo mágico en el que viven estos personajes, es la noche de San Juan. En la zona de Sos del Rey Católico y la Val de Onsella, cerca de Navarra, se mantiene la creencia de que una de las propiedades mágicas de la Noche de San Juan es, precisamente, desencantar a las encantarias atrapadas en las fuentes. Para ello habría que ir desenrollando un ovillo que nos ha dado la propia encantada, marchando lejos de la fuente y sin girar la cabeza se oiga lo que se oiga. Porque es seguro que se oirán gritos y expresiones intimidatorias.

??????????????????????????????

Imagen de la Val de Onsella. Fuente: http://www.dpz.es

Pero si en algo nos diferenciamos los aragoneses respecto a la tradición mundial sobre las “hadas”, es en la identificación que se ha hecho históricamente con otro término, el de “mora”. De hecho, se ha definido a la Mora como la “hada aragonesa”. Y la razón se relaciona directamente con otra tradición, el argumento desarrollado durante la sociedad cristiana de la Edad Media de identificar lo antiguo y lo extraño con un tiempo que fue distinto, aquel en el que el territorio aragonés era “de los moros”. Es parte de la herencia de la ocupación y posterior conversión musulmana, y responde a una forma de señalar el paso del tiempo y el deseo por marcarlo como un período tan anormal como negativo. Por eso se utilizó “mora” como un vocablo que encarara lo legendario, mágico y peligroso, una representación del poder maligno, reflejado en los seres feéricos. De hecho, el escritor y estudioso altoaragonés Rafael Andolz señaló que las moras “equivalen a las hadas de los países nórdicos”.

5. Hadas aragonesas de Chema Lera. chemalera.blogia.com

Dibujo de una encantaria aragonesa imaginada por el escritor e ilustrador Chema Lera. Fuente http://www.chemalera.blogia.es

Una de las moras más famosas de las muchas que tienen su propia leyenda y su nombre es la Mora de Jasa. Dicen que habitaba cerca del Pico Bisaurín, en el Valle de Aragües, y que un caballero intento apresarla persiguiéndole sobre su caballo, pero no pudo de lo rápida que era. Entonces el caballero la vio sentada en una piedra, como si estuviera descansando, y de que aquella piedra empezó a surgir el agua antes de que la figura desapareciera. Fue el origen de una fuente, la de la Zamputia, a la que se le atribuyen propiedades curativas para enfermedades del hígado y del riñón.

Sólo es una de las muchas moras encantadas, una forma de entender nuestras hadas, que se aparecen en nuestro territorio. La de Siresa, la del Ibón de Plan, que es toda una reina, o las de Villanúa sirven como ejemplo. Además de en fuentes o ibones,  habitan en cuevas y, en algún caso, incluso de pueden convertir en criatura mitológica. Y no debemos confundirlas con las princesas moras o las moras prisioneras, que responden más bien a las leyendas caballerescas del medievo o a historias de fantasmas.

LOGO DE PRESIDENCIA AUTORIZADO EL 12 DE JULIO 2013

Anuncios
Categorías: Historia y Arte, Leyendas de Aragón | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Moras y encantarias aragonesas

  1. Rebeca Elizalde

    Qué historia tan preciosa!!! Me ha enganchado desde el principio. Las “hadas” siempre me han atraído por su simbología, su apariencia bella y su carácter mitológico. Seguiré compartiendo este blog. Me ha parecido muy interesante. Rebeca.

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: