Los Aguarales de Valpalmas

La comarca de las Cinco Villas tiene parajes sorprendentes. Más allá de los lugares más reconocibles y visitados, como el románico de Uncastillo, el castillo de Sádaba o las calles y plazas de Sos del rey Católico, esta comarca zaragozana tiene rincones asombrosos que harán dudar a muchos si continúan en territorio aragonés o si por el contrario se han trasladado a lejanos desiertos o a la superficie lunar. Nos referimos a Los Aguarales de Valpalmas, una curiosa formación geológica que merece la pena recorrer y donde no conviene dejarse la imaginación en casa.

???????????????????????????????

Aguarales de Valpalmas.

En la carretera que une Piedratajada y Valpalmas, encontraremos un cartel para desviarnos por una pista que nos llevará a estos aguarales, también conocidos como de Valdemiraz. Al parecer, las formas que hoy podemos observar son el resultado de la acción del viento y del agua sobre materiales muy deleznables depositados en el Holoceno (últimos 10.000 años) procedentes de la erosión de la cabecera y laderas del barranco. Es común encontrarse este tipo de materiales y erosiones en el valle del Ebro, pero lo extraordinario del lugar es la complejidad de las formas, su anchura considerable y sinfín de morfologías y cavidades.

???????????????????????????????

Aguarales de Valpalmas.

La investigadora Paloma Ibarra describe este paraje como el “resultado de la acción erosiva de los flujos de agua tanto superficiales como subsuperficiales, en un proceso conocido como piping, sobre materiales poco resistentes y en un ambiente semiárido con precipitaciones esporádicas de carácter tormentoso. El agua se infiltra en el suelo aprovechando pequeñas grietas o conductos de lombrices y va generando corrientes de barro y agua que son capaces de crear conductos por las que circular y evacuar.”

Como explica Ibarra, el agua más que el viento, es la causante de las sinuosas formas y de la “progresiva ampliación de galerías subterráneas que va generando cavidades a distintas alturas lo que acaban provocando colapsos y desplomes. La acción de las aguas superficiales ligada a los momentos de precipitaciones más abundantes agranda surcos, arrastra materiales y termina de modelar este frágil y dinámico paisaje.”

???????????????????????????????

Aguarales de Valpalmas.

La fragilidad de sus materiales provoca, por un lado, que sea un entorno a proteger de la acción del hombre, (es importante no salirse del recorrido marcado y no tocar las formación) y por otro lado nos regala un “decorado” fabuloso que evoluciona con el paso del tiempo.

Así, entre colinas amesetadas, bancales artificiales cubiertos del cereal cincovillés y plantas aromáticas como el tomillo o el romero encontramos el fruto de la erosión, que ha sido terriblemente caprichosa haciendo destacar las torrecillas que se levantan frágiles, como testigos curtidos del paso de los elementos y el tiempo.

???????????????????????????????

Aguarales de Valpalmas.

Y a partir de aquí, conviene dejarse llevar por la imaginación y escuchar a los niños que puedan acompañarnos. Es una excursión perfecta para los niños, el recorrido es prácticamente llano y corto. Serán los primeros en imaginarse a pequeños seres diminutos viviendo en estas “ciudades de barro”, o verán caras en las formaciones. Algunos han definido Los aguarales de Valpalmas como la capadocia aragonesa; aunque estas formaciones no sólo nos llevan a Turquía, también al lejano oeste (no falta alguna capitana que otra rodando por el entorno), al paisaje de alguna película apocalíptica o a una ciudad poblada por seres mágicos.

???????????????????????????????

Aguarales de Valpalmas.

Pese a la fragilidad de las formaciones, Las  “torrecillas  de  tierra”  están  cubiertas por una costra de limo y arcilla, que  las  protege  temporalmente  de  la erosión. Estas costras son el resultado del flujo superficial del agua que arrastra material limo-arcilloso en suspensión y lo deposita aprovechando las irregularidades microtopográficas. Además, encontraremos una cantidad importante de sodio en el sustrato de los aguarales, que acelera la dispersión del suelo y que pierde coherencia ante la presencia de agua, acelerando el proceso de piping mencionado anteriormente.

???????????????????????????????

Aguarales de Valpalmas.

Tras recorrer estos aguarales, podemos volver a la carretera principal y acercarnos hasta el municipio al que pertenecen. Allí, en Valpalmas, podemos visitar el Centro Cultural Ramón y Cajal que acoge una interesante exposición permanente sobre el célebre científico aragonés, que paso parte de su infancia en la zona por la profesión de su padre. En el centro encontraremos también una parte dedicada a la historia y a la etnografía del municipio y, por supuesto, a sus aguarales. Conviene asegurarse de su horario, más información en el teléfono: 976 691422.

 

Centro Ramon y Cajal

Centro Cultural Ramón y Cajal de Valpalmas. Fuente: http://www.civitur.es

 

 A más de uno le entrarán deseos de encogerse y poder así recorrer todos los túneles y cuevas de estos aguarales. En caso de que ocurra, ya sabéis, tened mucho cuidado con el “monumento” y adelante aventureros.

ULTIMO LOGO Presidencia color MARZO 2014

Anuncios
Categorías: Paisajes y comarcas | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: