Zarragones de Luco de Jiloca: un carnaval de curiosos personajes

En la localidad turolense de Luco de Jiloca se vive un carnaval muy especial que incluye una galería de personajes propios. Porque allí la gente no se disfraza de cualquier cosa. No es un carnaval de piratas, payasos o personajes de actualidad. En Luco de Jiloca se elige entre ser de los Zarragones que dan nombre a la fiesta, las Madamas o los Diablos. Tres grupos de personajes grotescos que han formado parte de esta celebración en la localidad desde tiempos inmemoriales y que  se están empezando a recuperar desde hace apenas una decena de años, después de mucho tiempo sin salir a la calle. El fruto de los esfuerzos de una Asociación Cultural es hoy ya visible. Cada año más vecinos se disfrazan para recuperar la memoria y dar vida a escenas muy singulares, que configuran una festividad única en la Comunidad.

zarragones 1

Los tres personajes típicos del Carnaval de Luco de Jiloca. Fuente: Asociación Cultural Zarragones

 Aunque todavía se está investigando al respecto, pues no es fácil recopilar las fuentes, en esta pedanía de Calamocha siempre se vivió el Carnaval de forma muy especial. Al menos así fue hasta el inicio de la Guerra Civil. Se cuenta que la participación era altísima y que incluso se cerraba el colegio para que los más pequeños pudieran participar.

La dictadura prohibió una fiesta de marcado carácter pagano. Fue una prohibición general que, además, se unió a una progresiva emigración desde los pueblos a las ciudades. El cóctel acabó con la tradición en Luco de Jiloca. Y eso que, aseguran, aún se llegó a celebrar, prácticamente a escondidas, durante algunos años.

Zarragones X. Imagen antigua de Luco de Jiloca

Una imagen antigua de la iglesia de Luco de Jiloca

Sólo a través de los recuerdos de los más mayores se mantuvieron vivos los singulares carnavales. Dicen en la asociación que era fácil escuchar historias, anécdotas o curiosidades de aquella celebración. Por eso en 2003 se propusieron recuperarla, aún partiendo casi de cero. Y la respuesta de los vecinos fue extraordinaria.

En realidad, en los antiguos carnavales sí existían disfraces individuales o parodias grotescas. Pero los que más destacaban eran tres grupos de personajes, muy repetidos por los vecinos. Tres disfraces de características especiales de los que no se han encontrado noticias sobre sus orígenes o sobre la existencia de recreaciones similares en otras poblaciones.

De esta forma, no se ha podido determinar con seguridad qué es lo que son los Zarragones, los personajes más conocidos de esta peculiar celebración. Tanto que los mayores confundían o mimetizaban ese nombre con el de “carnaval”. Y así quiere ser conocida también ahora esta fiesta que está bebiendo, básicamente, de la transmisión oral.

zarragones 2

Los Zarragones son los personajes que dan nombre a la fiesta. Fuente: Centro de Estudios del Jiloca

Los Zarragones se crean, básicamente, con telas de saco o arpillera y una chaqueta vieja. Las figuras se exageran y se deforman con relleno de paja o cojines, especialmente creando una gran chepa. El disfraz se remata con una cuerda con esquilos alrededor de la cintura, una careta grotesca y algún tipo de gorro. Como complemento llevan horcas o palos acabados en varias puntas, en cuyo extremo se colocaban pieles de conejo. Andan por las calles de la localidad con un particular paso rítmico y continuo, haciendo sonar los esquilos con cierto ritmo y persiguiendo a chicos y mayores.

La Asociación que los ha recuperado se atreve a lanzar una teoría sobre lo que representan. Dicen que por sus bailes y piruetas rítmicas podrían ser una representación de “la parte alegre de la vida en su conjunto”. Animarían a la gente a despreocuparse y olvidar por unos días de los problemas que plantea la cotidianidad.

zarragones 3

Los Diablos representan lo triste y siniestro. Fuente: Centro de Estudios del Jiloca.

Si los Zarragones se asimilan a lo alegre y despreocupado, otros personajes singulares de Luco de Jiloca, los Diablos, se identifican con lo triste y lo siniestro. Según la Asociación podrían ser una metáfora de la Cuaresma que está a punto de llegar, con todo lo que significaría años atrás: disciplina, ayuno, oración… De hecho se relacionan sus ropajes con los eclesiásticos y a uno de sus complementos, unas tijeras, con el recorte de libertades que se avecinan.

El carácter de los Diablos se ejemplifica con sus movimientos y su aspecto. Llevan la cara pintada de negro y, en algunos casos, se colocan unos dientes de patata postizos en la boca que les deforma la cara. Como vestimentas llevan sayas negras en la parte inferior y unas enaguas blancas a forma de camisa en la parte superior. Su complemento son unas tijeras, que abren y cierran creando un particular efecto sonoro que resulta siniestro. De hecho, lo habitual era que salieran de noche y que provocaran el miedo en los más pequeños.

zarragones 4

Una madama pobre en primer plano y una rica detrás. Fuente: Centro de Estudios del Jiloca.

Las madamas representan el lado femenino de la fiesta, pues lo tradicional es que los anteriores grupos de personajes los interpretasen los hombres. Por eso se considera que las madamas se convertían en la forma de participación de las mujeres, aunque disfrazadas y con la cara cubierta de alguna forma. Así, en el anonimato, las mujeres podían disfrutar de la fiesta y olvidarse de los problemas que les ocasionaban una sociedad machista.

Hay dos claros grupos de Madamas. Por un lado el de las  “ricas”, que se visten con trajes y adornos lo más vistosos posibles, aparentando riqueza y poder. Se relaciona con las mujeres de las casas pudientes del pueblo, que vestían así para diferenciarse de las otras mujeres del pueblo. Éstas, por otro lado, se colocan una original vestimenta de “pobres” o del pueblo llano. Se trata de llevar una pequeña silla sobre la cabeza, cubierta con una colcha o sábana grande que les tapa todo el cuerpo a modo de túnica y creando una original figura. Sobre cuál de estos dos tipos del personaje es más antiguo o tiene mayor raigambre popular, la Asociación no se ha podido pronunciar con lo que saben hasta ahora y apuesta por recuperar ambos.

Zarragones 5. Foto de Perturbao en Flickr

Los Zarragones bailando alrededor de la hoguera. Fuente: Foto de Perturbao en Flickr.

¿Y cómo y cuándo salen a la calle estos peculiares personajes? Lo hacen el sábado de carnaval, en un desfile que comienza cuando cae la noche, sobre las 19:00 horas, acompañados por la música de un grupo de gaiteros. Después de un pasacalles por buena parte de la localidad, se acercan hasta la hoguera que ya arde. Allí ejecutan distintos bailes a su alrededor. Después se puede disfrutar de una cena popular.

Así que ya sabéis: hay que aprovechar el que una pequeña población haya sabido recuperar una tradición que ya parecía olvidada y disfrutarla como lo que es, una peculiar manifestación de una personalidad propia.

Fuente: Xilocapedia del Centro de Estudios del Jiloca. http://www.xiloca.com/xilocapedia/index.php?title=Carnaval_de_Luco_de_Jiloca

LOGO DE PRESIDENCIA AUTORIZADO EL 12 DE JULIO 2013

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: