Las alfombras del Corpus Cristi de Tamarite de Litera

Dice la tradición popular que “hay tres jueves en el año que relucen más que el Sol: Jueves Santo, Corpus Cristi y la Ascensión”. Una frase de clara inspiración cristiana que marcaba tres de las celebraciones más importantes en nuestra sociedad durante siglos. Todas ellas tenían su reflejo en la vida y los actos de Jesucristo. Respondían a una forma de entender la vida que ya no es la de ahora, pero que sí ha arraigado entre las tradiciones festivas de nuestro territorio.

FOTO1

Una imagen de las espectaculares alfombras de Tamarite de Litera. Fuente: La Litera Información.

Quizá la Ascensión sea la fecha menos celebrada hoy en Aragón. Pero el Jueves Santo sigue manteniendo el carácter festivo general, unido a las manifestaciones de la Semana Santa. El Corpus Cristi es también una celebración generalizada. Las procesiones católicas siguen saliendo a las calles, aunque mayoritariamente ya no lo hacen en jueves, sino en el domingo siguiente. Es un cambio obligado, debido a cuestiones laborales y de población. En algunos casos concretos, han mantenido un singular protagonismo. Es el caso de la fiesta de los Corporales de Daroca, que sigue celebrando el jueves de Corpus Cristi por un milagro unido a las formas. O la que nos ocupa en este artículo: la de Tamarite de Litera.

La fiesta de Tamarite se celebra el domingo siguiente al jueves del Corpus. Involucra a cientos de personas que decoran las calles que pisará la procesión. La localidad oscense se llena de color durante unas horas, con alfombras manufacturadas con mimo y de diseño espectacular. Un ingente trabajo efímero, al que se le reconoce apenas medio siglo de vida pero ya se encuentra entre las principales celebraciones aragonesas, declarada Fiesta de Interés Turístico.

FOTO 7

La procesión pasa sobre las alfombras. Fuente: La Litera Información.

El Corpus Cristi celebra la Eucaristía. Su impulsora fue una monja belga, Santa Juliana de Mont Cornillón. Sus visiones convencieron al obispo de Lieja para ordenar la celebración de este Sacramento en 1247. Veinte años más tarde se extendióa toda la cristiandad gracias al Papa Urbano IV y el milagro de la Sagrada Forma de Bolsena. Finalmente el concilio de Trento oficializó una fiesta que ya era costumbre, y señaló que debía celebrarse piadosa y religiosamente, con singular veneración y solemnidad. Durante mucho tiempo estuvo acompañada por danzas y desfiles, representaciones teatrales o auto sacramentales. Pero, con el transcurso del tiempo y por orden eclesiástica, los actos profanos fueron desapareciendo en la mayor parte de los lugares. Decían que desvirtuaban el verdadero sentido de la celebración.

FOTO 2. Papa Urbano IV

El Papa Urbano IV universalizó el Corpus Cristi.

El Corpus Cristi se fijó el jueves posterior a la fiesta de la Santísima Trinidad, que a su vez tiene lugar el domingo siguiente de Pentecostés. Es decir, se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección.

En su celebración quedaron como imprescindibles las procesiones especialmente cuidadas, ya comunes a partir del siglo XIV en distintos lugares de Europa. La forma sagrada, el Cuerpo de Cristo en su custodia, se erigió como protagonista junto a los niños que habían tomado la comunión por primera vez. Y, rodeando a la comitiva, se optó por las flores y el color, metáfora de la alegría y de la época en la que se celebra el Corpus Cristi.

FOTO 3

Una de las creaciones de Tamarite de Litera. Fuente: La Litera Información.

Es de creencia general que la costumbre de engalanar las calles con alfombras de flores llegó de la península itálica. Se relaciona con la tradición romana de tirar pétalos y decorar las calles con motivos vegetales por donde iba a pasar el Emperador u otras personas de cierta importancia social y militar a las que se quería homenajear. El objetivo no sólo era engalanar, también disimular la suciedad y el hedor. Esa práctica fue derivando en el diseño y construcción de elaboradas alfombras florales. De hecho, en el Sur de Italia se sigue manteniendo la costumbre por Corpus Cristi. Y no podemos olvidar que aquellas fueron durante un tiempo tierras aragonesas.

Aunque afectada por la despoblación y el envejecimiento, en Aragón el Corpus Cristi sigue siendo una fiesta arraigada. Muchas localidades usan los petalos de flores y las enramadas para engalanar el recorrido de la procesión. Pero entre todas las decoraciones que se preparan para esta jornada destacan las espectaculares alfombras de Tamarite de Litera. No sólo por su cuidado diseño, sino también por su extensión, que llega hasta los 4000 m2 en cuatro calles y tres plazas de la localidad.

FOTO 4

Una de las alfombras del Corpus de Tamarite de Litera. Fuente: La Litera Información.

Eso sí, en la localidad oscense no se decora con flores. A falta de suficientes flores naturales para llevar a cabo semejante empeño, las alfombras se realizan con serrín teñido de vivos colores. En total se preparan unos 5.000 kilos cada año. Lejos quedan los tiempos en los que las mujeres coloreaban el serrín a mano, ayudadas con palas. Ahora la mezcla con el tinte se hace en hormigoneras. Luego se atiende al secado homogéneo y se evita el apelmazamiento. Semejante cantidad de serrín facilita realizar grandes y preciosos diseños, también ideados con tiempo.

FOTO 5

El serrín coloreado antes de ser utilizado. Fuente: La Litera Información.

Meses antes de la celebración distintas asociaciones y grupos de vecinos o amigos se reparten el trabajo. Definen cuáles serán los segmentos de las calles que van a engalanar y comienzan a trabajar en sus respectivos motivos con su paleta de colores. Incluso existe una alfombra infantil para introducir a los más pequeños en la tradición. Hay diseños de todo tipo: desde formas geométricas a imágenes religiosas, pasando por flores o personajes animados. Todos ellos se imaginan en plantillas que luego se dimensionan, con cartones o corchos, a la extensión de la calle.

 Las alfombras se construyen en una tarde-noche intensa, apenas horas antes de la procesión que acabará con ellas. Así que, para disfrutar por completo de la fiesta del Corpus Cristi en Tamarite de Litera, es muy recomendable estar por allí al atardecer de la víspera. Se puede ser testigo, entonces, del trabajo de los vecinos para construir las alfombras, que deben estar terminadas a las 8 de la mañana del domingo.

FOTO 6

Preparando las alfombras la noche anterior. Fuente: La Litera Información.

Desde ese momento quedan apenas cinco horas para disfrutar de las alfombras. En el recorrido destaca el altar mayor, en la calle de ese nombre. Un precioso montaje en el que destacan las flores naturales que, por cierto, también se asoman a las casas y balcones. A la una saldrá la procesión. Al frente los comulgantes, en medio la custodia bajo palio. Y a final, cuando todos han pasado, las formas y colores que tanto nos han maravillado quedan desdibujados. Es el problema o la belleza de lo que se crea para ser efímero.

Mas información: http://www.laliterainformacion.com

ULTIMO LOGO Presidencia color MARZO 2014

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: