Pirineos Sur: 25 años de multiculturalidad

Hace 25 años la Diputación de Huesca ponía en marcha el Festival Pirineos Sur. Nació como una experiencia pionera en el mundo rural, con el objetivo de potenciar el turismo en el Valle de Tena y el Serrablo a través de la oferta cultural. Por entonces fue el primer evento de estas características que se realizaba lejos de las ciudades, vinculando el entorno natural a las manifestaciones artísticas. Es precisamente esa característica rural y natural la que determinó una temática muy concreta: las músicas de raíz, definitorias de los territorios, por aquel entonces llamadas “músicas del mundo”.

FOTO 2. Lanuza

El escenario natural de Lanuza durante un concierto. Fuente: Pirineos Sur.

La ubicación del Festival no se decidió a la ligera. Si se quería resaltar el entorno, el precioso Valle de Tena, la naturaleza debía ser el verdadero y auténtico escenario. También un lugar simbólico que reflejara la dureza de aquellas tierras, lo inhóspito, el abandono… El que era director de la estación de esquí de Formigal por aquel entonces, José Luis González, sugirió el entorno del pueblo abandonado de Lanuza, junto a las aguas del pantano que anegó sus tierras. Aquella apuesta, con todo tipo de dificultades técnicas, se convertiría en todo un símbolo de identidad.

Hubo que acondicionar un rincón resguardado. Al lugar en el que se quería albergar al público se tuvo que acceder rapelando.  Meses de obras consiguieron crear un auditorio natural con capacidad para unas 5.000 personas y una característica espectacular: el escenario flotaba sobre las aguas. Fue una insólita idea de los técnicos de la Diputación Provincial, proyectada por profesores de la Universidad de Huesca, que aquel 1992 generó una gran expectación atizada por la prensa. Aún sigue causando cierta sorpresa entre los que llegan por primera vez y supone un elemento diferencial.

FOTO 1. Escenario-Lanuza

Auditorio Natural de Lanuza. Fuente: Pirineos Sur

Pirineos Sur nació con las ideas muy claras. Iba a ser un punto de encuentro entre continentes, culturas y sonidos. Seguía una filosofía que, cuentan, venía desde un mundo anglosajón que ya utilizaba los términos multiculturalidad o globalización. Desde Ketama hasta Chico Trujillo, pasando por Paco de Lucía, Carlinhos Brown, Michael Nyman o Compay Segundo, el Festival Internacional de las Culturas Pirineos Sur ha recorrido musicalmente la mayor parte del mundo. Músicas provenientes de los cinco continentes y creadores de muy diversos países, regiones y movimientos artísticos que, desde sus primeras ediciones, convirtieron a la cita en referencia nacional de su género.

En la cuarta edición, en 1995, la organización decidió adoptar la fórmula monográfica. Desde entonces cada año se ha dedicado a un tema alrededor de una realidad geográfica, un concepto o una determinada cultura, siempre conservando la filosofía que vio nacer al Festival. El Mediterráneo, el Caribe, la lusofonía, la música del Islam,  la negra o las Tribus Ibéricas son algunos de esos temas que han definido los conciertos. Habitualmente se programan varias actuaciones por noche, que se celebran los viernes y sábados sobre las diez de la noche en las dos últimas semanas de julio.

FOTO 3. Lanuza

Público en una de las actuaciones de Pirineos Sur. Fuente: Pirineos Sur

Aunque hoy recuerdan que tardó en arrancar, Pirineos Sur pronto empezó a suscitar interés en la prensa especializada y en los circuitos de música étnica. Llegaron los primeros llenos y la presencia continuada de artistas de primera fila. Incluso Televisión Española ha retransmitido varios conciertos, reconociendo su importancia en la larga nómina de festivales de verano en España. Aún así la organización siempre ha cuidado mantener criterios razonables de ocupación. El compromiso medioambiental es irrenunciable y forma parte de la imagen de marca. Están convencidos de que las masas desvirtuarían el entorno, por lo que se sigue apostando por lo minoritario, la música que hasta ahora ha dado consistencia, prestigio y solidez al festival.

Alrededor de los grandes conciertos del Auditorio Natural de Lanuza, el Festival ha desarrollado una completa programación que tiene como base la localidad de Sallent de Gállego.  Pueblo típico del Pirineo aragonés, a la cola del embalse de Lanuza y bajo la Peña Foratata, cuenta con varios espacios y escenarios que acogen distintas iniciativas como talleres, cine, danza, circo o pasacalles. Además siempre se instalan puestos de venta de artesanía y de comida bajo la denominación de Mercados de Mundo en la entrada de la localidad.

FOTO 4. mercados21

El Mercado del Mundo repleto de gente en Sallent de Gállego. Fuente: Pirineos Sur.

En Sallent también hay conciertos de grupos de pequeño formato, con menos fama o más alternativos. Estas actuaciones son gratuitas y se celebran de domingo a jueves en una carpa. También hay actuaciones dirigidas al público familiar.  Con todas estas actividades el Festival se extiende durante el día. El objetivo es ofrecer una experiencia completa para todos los que eligen la zona para pasar unos días, siguiendo la llamada de Pirineos Sur.

tena41

Además de la oferta hotelera de todo tipo que hay en la zona, la organización del Festival facilita un lugar de acampada en los alrededores del Auditorio de Lanuza. Está abierto durante los últimos 15 días de julio. Cuenta con todos los servicios básicos por una tasa de dos euros por persona y otros dos euros por tienda. Porque sólo es para tiendas de campaña, nada de caravanas y similares. Se ocupa por orden de llegada y hasta completar el aforo. Además, a la hora de buscar el alojamiento, existe la posibilidad de obtener un descuento de un 20% en todas las entradas del Festival si se  reserva a través de la Asociación Turística del Valle de Tena.

Otra recomendación de la organización es acudir a los conciertos del Auditorio Natural con ropa de abrigo. A unos 1.400 metros de altitud, las noches del verano suelen ser frescas. De hecho, muchos de los artistas que han pasado por este escenario recuerdan el frío pasado, convirtiéndolo en otra de las características de Pirineos Sur.

FOTO 6. tena11

El logotipo de Pirineos Sur ante las montañas del Valle de Tena. Fuente: Pirineos Sur.

La multiculturalidad no sólo se disfruta en los escenarios o en los puestos de venta. Para Pirineos Sur es un valor que debe ser difundido y explicado. Por eso, desde 2014, el Festival se ha convertido también en un programa didáctico dirigido a los centros de educación primaria y secundaria de la provincia de Huesca. Una propuesta pedagógica a través de material didáctico de educación en valores que facilita el propio festival, alrededor de la temática de cada año. Las actividades educativas se completan con un concurso de carteles y de microrrelatos y spots que deben incluir un mensaje de cooperación y multiculturalidad. Porque además de un evento cultural y social de primer orden, Pirineos Sur es una apuesta por la integración en la diversidad.

Web de Pirineos Sur. http://www.pirineos-sur.es/pirineos-sur-educa/

logo2

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: