El melocotón de Calanda

El melocotón es un fruto carnoso, con una piel caracterizada por sus pelos y un gran hueso en el centro. Originarios de China, donde destacaban sus propiedades rejuvenecedoras, existen un gran número de variedades de melocotones en todo el mundo. Pero una de esas variedades tiene especial relevancia. Es distinta tanto por su forma como por su color, y su calidad es reconocida en todo el mundo. Además es de origen aragonés. Se cultiva bajo el marchamo de una Denominación de Origen que abarca varias poblaciones y términos municipales, pero el nombre del producto se relaciona directamente con el de una localidad también famosa por el cineasta Luis Buñuel o los tambores en Semana Santa. El melocotón de Calanda es, hoy en día, seña indiscutible de la identidad de Aragón.

FOTO 1

Una caja de melocotones de Calanda.

Dice la página web del Consejo Regulador de Denominación de Origen Melocotón de Calanda que la tradición del cultivo en esa zona, el Bajo Aragón, es casi milenaria, pues ya hay noticias sobre su producción en documentos medievales. El botánico de Torrecilla de Alcañiz José Pardo Sastrón hizo a finales del siglo XIX una descripción de un proceso de cultivo y recolección que iba a variar decisivamente a mediados del siglo XX. Fue entonces cuando se introdujo la diferencia que convirtió al melocotón calandino en un producto genuino: el embolsado.

El embolsado es la técnica por la cual se protege al fruto del posible efecto de plagas o de los productos fitosanitarios rodeándolo con una bolsa de papel. Se realiza a partir del mes de junio, justo después del proceso de aclarado del fruto en los árboles, en un intenso y masivo proceso que se inventó en los campos de Calanda en los años cincuenta del pasado siglo para luchar contra los efectos de la mosca del Mediterráneo. Debido a sus excelentes resultados se extendió enseguida a toda la zona y, posteriormente, al resto de España. La bolsa consigue crear alrededor del fruto una especie de microclima que asegura la maduración en las mejores condiciones.

FOTO 2

Los melocotones maduran dentro de las bolsas de papel. Fuente: CRDO Melocotón de Calanda.

El embolsado se realiza de forma manual e individualizada, pieza por pieza. Se ocupan miles de trabajadores en apenas unas semanas, a un ritmo de entre 3.000 y 5.000 bolsas al día por persona. Son bolsas de papel parafinado, traslúcido y transpirable, con unos orificios en la parte inferior para que el melocotón pueda “respirar” durante el proceso de maduración y el agua de la lluvia se filtre fuera.

El objetivo de todo este trabajo previo es cultivar una pieza de fruta muy especial, con unas características concretas que han llevado al Melocotón de Calanda a ser considerado como el mejor del mundo. Del cumplimiento de esas condiciones, para poder tener la vitola de calidad de Denominación de Origen, existe el Consejo Regulador. Controla la producción de más de 4.000 hectáreas de cultivo en 45 municipios y con 15 empresas de producción y comercialización certificadas. Es la única figura de protección que tiene el melocotón en España.

FOTO 3

Una de las empresas que recolecta y comercializa el melocotón. Fuente: CRDO Melocotón de Calanda.

De los más de 20 millones de kilos anuales de melocotón que se cultivan en la zona, sólo entre tres y cuatro millones alcanzan habitualmente la certificación de calidad por la que cada vez son más reclamados en el mercado nacional e internacional. Eso sí, los que se quedan fuera de la “primera división” del melocotón por su aspecto suelen seguir contando con todas las características organolépticas que nos hacen disfrutar del fruto. Estos frutos encuentran otras vías de comercialización, se quedan para el consumo propio y cercano o se transforman en otros productos con valor añadido.

El éxito del fruto aragonés obliga a estar alerta. Hay que tener muy claras las propiedades de calidad y las especifidades de un producto que cada vez es más suplantado en los mercados. ¿Cuáles son las características propias del auténtico melocotón de Calanda? De entrada su color y su calibre. La gama cromática del melocotón aragonés por excelencia va desde el amarillo crema al amarillo pajizo. De ningún otro color o sombreado será melocotón de Calanda.

FOTO 4

El melocotón de Calanda tiene que ser amarillo. Fuente: CRDO Melocotón de Calanda.

El diámetro de un auténtico melocotón de denominación de origen con etiqueta negra no debe ser menor de 73 milímetros. Esto depende de otra técnica de cultivo nombrada líneas atrás: el aclareo. En el mes de mayo se suelen quitar sobre el 70% de los frutos del árbol para dejar una distancia de unos 20 centímetros entre fruto y fruto, de forma que puedan alcanzar el tamaño deseado y, por tanto, sea más carnoso.

El sabor es otra característica regulada. El gran tamaño garantiza buena cantidad de carne de textura firme y turgente, con una dulzura mínima de 12 grados Brix. Es la medida a partir de la cual los melocotones de Calanda emiten su atractivo aroma y su exquisita dulzura. Hay que recordar que antes de ser cosechados han estado al menos durante dos meses en una bolsa que les ha protegido de agentes externos y productos fitosanitarios, por lo que supone también una garantía de salud.

FOTO 5 Sarga

Una imagen de la cosecha de melocotón. Fuente: Sarga

Los melocotones de Denominación de Origen de Calanda son de la especie Prunus  pérsica, de una variedad autóctona conocida como “amarillo tardío”. De esta variedad se han desarrollado otras, conocidas como clones, que permiten su recolección en distintos momentos y alargan el tiempo de cosecha.  Son “Jesca”, “Calante” y “Evaisa” y han sido protegidos y avalados por el Centro de Transferencia Agroalimentaria de Aragón, que trabaja en proyectos de mejora genética para alcanzar el máximo potencial de calidad y producción del fruto.

Por último la época de comercialización del auténtico Denominación de Origen es más tardía que la del resto de los melocotones, considerados un fruto veraniego. Comprende desde mediados de septiembre hasta finales del mes de octubre, siempre dependiendo de los factores climatológicos. Las industrias que han obtenido el certificado del Consejo Regulador utilizan en sus envases la mención de Denominación de Origen “Melocotón de Calanda”, con un sello y una etiqueta negra numerada que actúa como certificado.

FOTO 6

La garantía de calidad del melocotón está en su etiqueta. Fuente: CRDO Melocotón de Calanda.

Son los símbolos de garantía de un producto auténtico y diferente con gran importancia en el tejido empresarial y social de una parte de Aragón. Allí siguen trabajando por diferenciarse y seguir añadiendo valor a un fruto que se ha hecho a sí mismo y se ha convertido en una referencia mundial.

Fuente: Consejo Regulador de Denominación de Origen Melocotón de Calanda http://www.melocotondecalanda.com

logo2

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “El melocotón de Calanda

  1. Donde puedo comprar el melocotón?…

  2. ¡Buen articulo y un gran producto! Lo hemos compartido en nuestro facebook. ¡Un saludo!

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: