Las pinturas murales de la Santa Capilla del Pilar (I)

El Pilar de Zaragoza es el monumento más visitado de Aragón, especialmente a partir de estos días previos a las Fiestas del Pilar. Como todos los años, la Basílica volverá a ser el centro de los actos festivos tradicionales y se llenará de fieles, visitantes, turistas y curiosos que, como se dice en Zaragoza, “bajarán a ver a la Virgen”. Sin embargo, el Pilar es un auténtico tesoro que alberga obras de arte excepcionales y que en muchas ocasiones no despiertan en nosotros toda la atención que merecen. Un buen ejemplo son las extraordinarias pinturas murales que cubren la Santa Capilla que alberga a la Virgen. ¿Cuál es su importancia? ¿Qué representan? Vamos a descubrirlo en las dos próximas entradas al blog.

q-detalle-pintura-cantero2

Detalle de La construcción de la Santa Capilla. Fuente: symbolos.com

Entre 1753 y 1783, cuando todavía la mayor parte del edificio del Pilar estaba en obras, la Junta de Fábrica del Pilar se embarcó en el proyecto de construir la Santa Capilla y decorar lo que se conoce como el “Cuadro de la Santa Capilla”, es decir, el conjunto de bóvedas y cúpulas que forman las tres naves que la cubren. Todavía faltaba por levantar el resto de cúpulas y el interior se encontraba desnudo de decoración, pero la ilusión por dotar de un lugar de culto digno a la Virgen del Pilar, unido al impulso que supuso la implicación de los reyes de España en las obras, fueron determinantes.

1280px-zaragoza_-_vista_-_el_pilar_y_el_ebro

Basílica del Pilar en 1806. Grabado de Robert Daudet a partir de un dibujo de Louis François Léjeune.. Fuente: es.wikipedia.org

En estos treinta años, los reyes Alfonso VI y Carlos III dispensaron a algunos de sus mejores artistas de los trabajos que estaban desarrollando en los Palacios Reales de Madrid para venir a trabajar a Zaragoza, haciendo de las obras del Pilar un auténtico centro artístico durante buena parte del siglo XVIII. Aquí se dieron cita el arquitecto real Ventura Rodríguez, que se hizo cargo de las obras, y discípulos aventajados de artistas como Rafael Mengs o Corrado Guiaquinto; dos de los más destacados del momento.

02la-virgen-con-el-nino-rodeada-de-santosoleo-sobre-lienzocorrado-giaquintohacia-1750-1753nig-54238

Oleo de Corrado Giaquinto en el Museo de Zaragoza. Fuente: http://www.museodezaragoza.es

Cuando todavía se estaba levantando la espectacular Santa Capilla diseñada por Ventura Rodríguez para albergar la Sagrada Columna y la Imagen del Pilar, una de las más bellas obras arquitectónicas realizadas en todo el siglo XVIII en España, llegó a Zaragoza desde Roma el pintor madrileño Antonio González Velázquez para comenzar la decoración pictórica, precisamente, por la cúpula ovalada que se levanta justo encima. González Velázquez, discípulo de Corrado Guiaquinto, era ya un destacado pintor que se había especializado en Italia en la decoración al fresco; una técnica que en España todavía estaba poco desarrollada pero que se puso de moda a comienzos del XVIII.

antonio-gonzalez-velazquez-la-venida-de-la-virgen-del-pilar-y-su-aparicion-a-santiago

Boceto de la Venida de la Virgen de González Velázquez. Fuente: www.artnet.com

Siguiendo los bocetos que trajo de Roma y que seguramente diseñó el propio Guiaquinto, el madrileño pintó en el Pilar una verdadera obra maestra dividida en dos escenas. En la “fachada”, que es como se denomina en arte a la escena principal de la perspectiva circular que ofrecen las cúpulas, la Venida de la Virgen, y el su lado opuesto, La construcción de la Santa Capilla.

o-boceto-constuccion-primera-iglesia

Boceto de La contrucción de la Santa Capilla de González Velázquez. Fuente: symbolos.com

Lamentablemente, es una obra que apenas podemos observar en la actualidad porque el techo de la Santa Capilla acabó por cubrirla casi por completo. Solo desde algunos puntos de vista podremos descubrir a la Virgen María señalando a Santiago Apóstol cómo unos ángeles traen la Sagrada Columna y la imagen de la Virgen del Pilar a Zaragoza. También a otros ángeles ayudando a los primeros convertidos de la ciudad a tallar los sillares y acarrear las vigas que están sirviendo para levantar la Santa Capilla en su aspecto actual. En el proyecto original de Ventura Rodríguez, que contemplaba el acceso al Pilar por una puerta abierta en la actual calle Milagro de Calanda, no hubiese ocurrido así y los fieles que entrasen al templo abrían tenido una visión mucho mejor.

n-cupula-santa-capilla

Frontal de la Santa Capilla. Fuente: symbolos.com

La pintura se completa con la decoración de las pechinas, partes triangulares que descargan el peso de la cúpula en los pilares, donde representa a las cuatro mujeres fuertes de Antiguo Testamento que preceden a la Virgen María: Jael, Débora, Judith y Esther.

ventura_rodriguez

Retrato de Ventura Rodríguez con los planos de la Santa Capilla realizado por Goya en 1784. Fuente: http://www.wikiwand.com

Finalmente, la Junta de Fábrica decidió no completar el ambicioso proyecto de Ventura Rodríguez para el Pilar y decidió mantener el Gran Retablo y la Sillería del siglo XVI pertenecientes a la antigua iglesia. El Pilar quedó articulado como dos iglesias: el Altar Mayor y la Santa Capilla para el culto al Pilar. Los accesos se llevaron a los laterales y en el espacio donde debía ir la entrada principal se acomodó  un pequeño coro (coreto) para acompañar la liturgia de las continuas celebraciones de culto a la Virgen.

La obra del Coreto estaba terminada en 1771 y llegó el momento de decorar el techo que lo cubre. A pesar de que González Velázquez y otros pintores locales como Andrés Merklein se ofrecieron, la Junta de Fábrica decidió encargar esta vez la obra a un jovencísimo Francisco de Goya; que por aquel entonces tan solo era un muchacho formado en la ciudad junto a José Luzan pero que acababa de llegar de Italia donde había aprendido a pintar al fresco. Seguramente, el hecho de que cobrara más o menos la mitad que el madrileño tuvo que ver en la decisión.

15cabeza-de-angeldibujo-a-lapiz-de-sanguinafrancisco-de-goya-ylucientes1772nig-51361

Dibujo de un ángel expuesto en el Museo de Zaragoza y utilizado por Goya como modelo para el Coreto. Fuente: http://www.museodezaragoza.es

La decisión fue arriesgada pero muy acertada y gracias a ella hoy podemos admirar en el Pilar una de las principales obras de juventud del genio aragonés. La pintura representa La adoración del Nombre de Dios y en ella podemos observar cómo diversos ángeles apoyados en las nubes contemplan el triángulo dorado que representa a Dios donde está escrito su nombre en hebreo. Resalta entre todos ellos por su color un ángel que porta el incensario dirigido al triángulo y otro que porta unas partituras en sus manos.

elnombre1

La adoración del Nombre de Dios pintada por Goya. Fuente: http://www.basilicadelpilar.es

Una vez concluido el Coreto, la Junta de Fábrica seguía teniendo presupuesto y decidió continuar con la decoración de los techos. Los siguientes serían las bóvedas cuadrangulares que se ubican en el antepilar y el traspilar, es decir, frente a la Santa Capilla y detrás. Goya, que había triunfado con su pintura y fruto de su éxito obtuvo varios encargos en la ciudad, se ofreció a pintarlas. Pero la Junta de Fábrica no quería arriesgar y para unas pinturas tan importantes decidió ponerse en contacto con un artista consagrado; el también zaragozano Francisco Bayeu, discípulo Rafael Mengs y pintor en la corte, donde ya había triunfado pintando techos tan maravillosos como la Caída de los Gigantes en los Palacios Reales. Podéis con conocerle mejor en este enlace al post que le dedicamos en 2014 en este mismo blog.

https://identidadaragonesa.wordpress.com/2014/03/04/francisco-bayeu-subias/

el-pintor-francisco-bayeu-francisco-de-goya

Retrato de Bayeu pintado por Goya en 1795.

Francisco Bayeu “el Grande” era realmente grande, nadie dudaba que él, era la mejor elección para pintar en el Pilar. Dominaba la técnica del fresco, por supuesto, pero además era un verdadero maestro de la perspectiva. Nadie como él era capaz de pintar escenas ilusionistas en perspectiva cenital, de abajo arriba, de una forma tan absolutamente magistral como finalmente demostró en el Pilar. Si queremos comprobarlo solo tenemos que pasear alrededor de la Santa Capilla. Pero a comentar estas pinturas dedicaremos el siguiente post.

logo2

Anuncios
Categorías: Historia y Arte, Joyas del Patrimonio | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: