El Campo de Borja y las órdenes militares

El Aragón medieval no se entiende sin el estudio de las órdenes militares. Estas entidades religiosas y militares, nacidas en Tierra Santa, llegaron a nuestro territorio con el rey Alfonso I el Batallador, en el primer tercio del siglo XII, cuando los reyes cristianos de la Península Ibérica luchaban contra las taifas musulmanas. La presencia de estos monjes guerreros, su influencia y su poder en Aragón son claves importantes para entender el devenir histórico del Reino. Debido a su complejidad, hoy nos centraremos en un pequeño territorio aragonés, parte de lo que hoy conforma la comarca del Campo de Borja, compuesto por Novillas, Mallén, Talamantes, Ambel o Fuendejalón.  Así, las órdenes militares marcaron la historia de este territorio situado en la provincia de Zaragoza.

1

Restos del castillo de Talamantes. Fuente: http://moncayovivo.blogspot.com.es

El reino, herencia para las órdenes

El espíritu de Alfonso I, guerrero y cristiano, provocó que otorgara la herencia de su reino a tres órdenes militares (1134): la del Temple, la del Hospital y la del Santo Sepulcro. Solo un año más tarde, importantes territorios del Campo de Borja pasaron ya a propiedad de los templarios y hospitalarios por una donación del rey navarro García Ramírez, quien entregó la villa y el castillo de Novillas, con todos sus términos y derechos. El “inviable” testamento del Batallador puso, como explica Juan F. Utrilla, en grave peligro la “propia continuidad del Reino”. Ramiro II el Monje fijó la frontera con Navarra (desligados ya los dos reinos), frenó las aspiraciones del monarca castellano Alfonso VII sobre Zaragoza y encontró solución para el problema de la herencia del Reino de Aragón casando a su hija Petronila con Ramón Berenguer IV. Pero eso ya es otra historia.

alfonso-i

Retrato imaginario de Alfonso I de Aragón, de Francisco Pradilla (Ayuntamiento de Zaragoza)

Así, esos intensos años en la política aragonesa supusieron el desarrollo de los templarios en la zona de Gallur, Novillas o Razazol y de los hospitalarios en Mallén, de cuyo establecimiento no se conoce la fecha exacta pero se considera pionero en Aragón. Esta instalación, como explica Ana Isabel Lapeña, es fundamental para la historia de Novillas y Mallén, que habían sido repobladas por mozárabes andaluces. Los Templarios dominaron durante casi dos siglos Novillas y su entorno y los Hospitalarios controlaron parte de la población de Mallén hasta principios del siglo XIX.

templarios

Sello de los caballeros templarios

Cuatro encomiendas, seis municipios

Los templarios crearon las encomiendas de Novillas, Ambel y Talamantes, mientras que los hospitalarios se ubicaron en Mallén, que se consolidó como una de sus plazas más importantes. Las dos órdenes contaron con privilegios concedidos por la monarquía y establecieron conventos; poseyeron villas, lugares y tierras agrícolas. Estas propiedades incluían vasallos, rentas e ingresos. La influencia y dominios se extendían hasta Ágreda (Soria), Tarazona, Borja, Gallur, Pradilla o Sobradiel y diversas localidades de la comarca de las Cinco Villas, en otras poblaciones. Más tarde, se fueron conformando nuevas encomiendas, que hicieron más pequeñas las iniciales.

ambel-1

Conjunto Palacio fortificado de Ambel. Fuente: www.patrimonioculturaldearagon.es

Las órdenes militares estaban fuertemente jerarquizadas. Como describe Lapeña en su texto sobre estas organizaciones en el Campo de Borja, al frente de cada una estaba el Maestro General o Gran Maestre, al que seguían en un escalón inferior los Priores o Maestres Provinciales, que en el caso particular de los Hospitalarios de Cataluña y Aragón recibieron el nombre de Castellán de Amposta. Entre otras funciones, supervisaban la gestión económica de las encomiendas de su demarcación y el ingreso y comportamiento de los miembros de la orden. Después estaban los responsables de cada uno de los conventos, llamados por lo general encomiendas o bailías que constituyen la unidad básica de organización de estas entidades religiosas y militares.

ambel-4

Palacio-Convento de Ambel. Fuente: http://cultura.dpz.es

La ruta de las Órdenes militares en el Campo de Borja.

Estas organizaciones creadas para la protección de los lugares santos de la cristiandad han dado lugar a numerosas leyendas y, sobre todo los Templarios, han despertado mucho interés entre los aficionados a la historia. También son muchos los que han querido ver en las partes más desconocidas de estas órdenes medievales elementos esotéricos, misteriosos o fantásticos. Por lo tanto, acercarnos hasta Novillas, Ambel o Mallén para recorrer los edificios que quedan en pie es la mejor forma de conocer unas organizaciones militares y religiosas que determinaron una parte de la historia medieval europea. Para ello la comarca del Campo de Borja ha editado un pequeño folleto que incluye información para realizar esta ruta:

http://www.campodeborja.es/recursos/files/documentos/turismo/folletos_tematicos/ordenes_militares/cuadrptico_ordenes_militares-_1.pdf

A los Templarios perteneció Talamantes y su estratégico castillo. Se trata de una construcción anterior, de finales del siglo XI que en el siglo XIII pasó a manos de la Orden del Temple. En el siglo XV, con la prohibición de los Templarios, pasó a manos de la Orden de San Juan, uniéndose a la encomienda hospitalaria de Añon, siendo uno de los escasos ejemplos de doble titularidad. Los restos del castillo se encuentran en una cresta que domina visualmente el entorno. Se conserva en buen estado el muro del lado norte, recorrido por un camino de ronda y coronado por almenas.

castillo-de-talamantes-3

Restos del castillo de Talamantes. Fuente: www.patrimonioculturaldearagon.es

Algunos restos de otras fortificaciones los podemos encontrar en Novillas, donde parte del antiguo castillo forma parte de la casa conventual; al igual que en Ambel, donde se conserva buena parte de una torre defensiva. El castillo de Mallén fue demolido al finalizar la guerra de la Independencia (S. XIX) y del de Fuendejalón no ha quedado ningún resto, solo una ermita que recuerda con su nombre, virgen del Castillo, que en ese lugar se levantó en el pasado una fortificación.

fuedejalon

Ermita de la virgen del Castillo, lugar donde se levantaría el castillo de la localidad. Fuente: www.patrimonioculturaldearagon.es

 Casas conventuales e iglesias

Pero las órdenes militares, pese a lo que pueda parecer, no solo levantaron castillos, también construyeron casas conventuales, que servían como residencia al comendador y de almacén para las rentas recaudadas. Una parte importante de esas rentas fueron a los Santos Lugares y a luchar contra el infiel, pero otra se revertiría en la mejora de la encomienda, lo que provocó la construcción de edificios de gran valor.

La casa de Ambel, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), es una de las residencias de órdenes militares más importantes de las que conservamos en Aragón y forma parte del conjunto monumental formado por el palacio, el convento y la iglesia Parroquial. Entre lo más destacado encontramos la balaustrada de su escalera principal y el Salón de las Rodelas. En cuanto a la iglesia de San Miguel, se trata de un templo gótico-mudéjar de una sola nave con escudos en el arranque de sus bóvedas y en la embocadura de sus capillas pertenecientes a las órdenes o a alguno de sus comendadores.

ambel-2

Conjunto Palacio fortificado de Ambel. Fuente: www.patrimonioculturaldearagon.es

En Novillas también se conserva la casa conventual, aunque mucho más deteriorada. Y en Talamantes, encontramos las armas de un comendador en la fachada de un antiguo almacén.

Las iglesias serán también de gran importancia, como el caso ya mencionado de San Miguel, en Ambel. En Novillas y Mallén encontramos restos de templos románicos, que después serían reconstruidas y donde también podemos encontrar emblemas heráldicos de la órdenes.

ambel-iglesia

Iglesia de San Miguel (Ambel): www.aragonmudejar.com

 Las desamortizaciones del siglo XIX terminaron con los restos que permanecían de las viejas órdenes militares. Algunas, como la del Temple, había sido prohibida ya en el siglo XIV. Acercarnos a la historia de estas entidades y conocer los restos patrimoniales que nos quedan de ellas es acercarnos, un poquito más, a la historia de ese viejo Reino de Aragón; la excusa perfecta para visitar cualquier rincón de nuestro actual Aragón.

logo2

Anuncios
Categorías: Paisajes y comarcas | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: