Panillo: un rincón budista en Aragón

Es el término municipal de Graus y parece un rincón del Tíbet. Un visitante despistado, alguien sin mucho conocimiento del sur de la Ribagorza, se llevará una extraña sorpresa al encontrarse en Panillo este remanso de paz, tranquilidad y espiritualidad al estilo budista.  Dag Shang Kagyu es el centro de retiro, práctica y estudio del Dharma que lleva más de treinta años en este lugar del Prepirineo, entre los valles del Ésera y el Cinca. Un lugar abierto a todos y que merece la pena conocer.

Puerta de entrada al centro budista Dag Shang Kagyu. Fuente: www.turismodearagon.com

Más de treinta años en Aragón

A diez minutos de Graus, en el pueblo de Panillo encontramos uno de los lugares más sorprendentes de todo Aragón. En nuestra comunidad estamos acostumbrados a iglesias y catedrales cristianas, mezquitas y palacios musulmanes y restos judíos; todo ello fruto de una historia rica, compleja y extensa. El centro budista de Panillo es otra cosa. El visitante se encontrará con una arquitectura budista, colorista y llamativa, en consonancia con un paraje natural asombroso. La paz del Prepirineo oscense con el recogimiento budista.

 

Vista del templo al atardecer. Fuente: www.facebook.com/events/392763601166929/

La comunidad de Panillo llegó en 1984 y está vinculada a los linajes Dagpo y Shangpa Kagyü del budismo Vajrayana, cuya tutela está bajo el amparo del actual Yangtsi Kalu Rinpoché. Un año más tarde, en 1985, se estableció definitivamente como centro dedicado al estudio y a la práctica del budismo.

Vista nocturna del centro budista de Panillo. Fuente: www.facebook.com/events/392763601166929/

Como explican en su página web, el centro Dag Shang Kagyu ofrece muchas actividades, como las enseñanzas que imparten con regularidad los lamas residentes, visitas de maestros y Rinpochés de distintas escuelas de la tradición budista Vajrayana o retiros de larga duración. El centro es regentado por residentes y colaboradores de distintas partes del mundo, entre ellos lamas butaneses y occidentales. El centro ha sufrido una gran evolución desde sus inicios contando ahora con numerosas instalaciones y mejoras. Aunque uno de sus principales atractivos es un entorno privilegiado para la meditación como han reconocido algunos de los maestros que han pasado por allí. Un lugar con una energía especial.

Entorno del centro budista Dag Shang Kagyu junto a la población de Panillo. Fuente: www.turismodearagon.com

Un paisaje budista

Las construcciones y decoraciones budistas se entremezclan con los pinares y el paisaje del entorno. La comunidad cuida del centro y ha desarrollado en este tiempo una serie de infraestructuras destinadas a la meditación y el desarrollo de sus enseñanzas. Así, rehabilitaron el albergue y construyeron un hermoso templo al estilo tradicional, una estupa (se trata de una construcción generalmente circular y abovedada que, según las creencias budistas, refleja la armonía y la perfección de los principios universales) de 17 metros de altura, una estupa de Kalachakra, 108 estupas pequeñas, un molino grande de oraciones y una Shedra (escuela).

Estupa principal. Fuente: www.facebook.com/events/392763601166929/

El centro cuenta también con una zona de retiros para sus estudiantes y retiros individuales. Entre los lugares más especiales y que quedan al margen de la visita abierta al público está la zona de retiros de larga duración, a la que Tai Situ Rinpoché le dio el nombre de Drubgyu Tindzin Ling, con un centro de retiros para hombres (Naroling) y uno para mujeres (Niguling).

Molinillos de oración. Fuente: www.facebook.com/events/392763601166929/

Entre los proyectos futuros más destacables se encuentra el edificio Norbuling, un edificio con una amplia sala de actividades y más habitaciones que permitan hospedar un mayor número de personas. Con la extensión de las enseñanzas de Buda por el mundo occidental y los estudios que conectan la meditación con mejoras sustanciales en la calidad de vida de las personas, el número de interesados por estas prácticas ha crecido sustancialmente.

Vista del templo desde los Molinillos de oración. Fuente: www.facebook.com/events/392763601166929/

Entre las celebraciones, una muy especial es la del nuevo año tibetano, la celebración de Losar. Este nuevo año, se celebra el primer día del primer mes del calendario lunar tibetano, que normalmente cae en el mes de febrero. La fiesta se desarrolla entre música, danzas y plegarias. Desde su página de Facebook invitan a todo el mundo.

Celebración de Losar en el centro Dag Shang Kagyu. Fuente: www.facebook.com/events/392763601166929/

Un lugar abierto al visitante

Dag Shang Kagyu es un centro de retiro, práctica y estudio del Dharma abierto al turista. De una forma respetuosa, como siempre que nos acercamos a lugares religiosos, el visitante puede acceder libremente al lugar sin coste alguno entre las 10.30 y las 13.30 y por la tarde entre las 17.00 y las 20.00. Además, nos ofrecen la posibilidad de realizar una visita guiada cuyo precio por persona es de dos euros.  Entre semana, si el grupo supera las diez personas, se puede concertar una visita; en fin de semana hay recorridos a las 11.30, 13.00 y 17.30, aunque pueden ser canceladas por baja participación, inclemencias del tiempo o imprevistos. Además, el templo puede estar ocupado en horario de visitas. Como siempre recomendamos, lo mejor es ponerse en contacto con el centro en el teléfono 974 347 009. Los servicios de alojamientos y comida únicamente son para aquellas personas que vayan a realizar enseñanzas, práctica, estudio o retiro.

Vista del templo cubierto de nieve. Fuente: www.facebook.com/events/392763601166929/

En el siguiente mapa se pueden observar los diferentes espacios del lugar, como el templo la estupa principal y la Shedra, así como los lugares habilitados para dejar los vehículos.

Plano del centro Dag Shang Kagyu de Panillo. Fuente: https://dskpanillo.org

La visita al centro budista de Dag Shang Kagyu en Panillo es una de las mejores formas para acercarse a una religión y a una cultura de más de dos mil quinientos años. Un rincón sorprendente de nuestro territorio que ejemplifica la diversidad y tolerancia. Un paseo por el Tíbet o Bután sin salir de Aragón y, quién sabe, si un paso más cerca de la realización espiritual y de la felicidad.

Categorías: Paisajes y comarcas | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Panillo: un rincón budista en Aragón

  1. Pingback: Puente del Pilar y ruta Pre-Pirenaica – MotorizaDOS en Ruta

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: