Lakuerter Íbera, la fiesta recreacionista de Andorra

Hace ahora 10 años, en 2008, la villa turolense de Andorra decidió echar la mirada atrás y rescatar un episodio de su historia como elemento dinamizador de la actualidad. El homenaje a su pasado íbero, en forma de recreación, ha ido tomando forma y se ha convertido en una fiesta de referencia que involucra a más de 2.000 vecinos y atrae a numerosos visitantes. Es tal el rápido arraigo de Lakuerter Íbera que, considerando la originalidad de la propuesta y el interés que provoca, ya ha conseguido la Declaración de Fiesta de Interés Turístico en Aragón.

Andorra se traslada al siglo II A.C. con Lakuerter. Fuente: Turismo de Aragón.

Se celebra el segundo fin de semana de noviembre, cuando el frío todavía no es intenso pero ya no molestan las llamas de las hogueras. En una de las entradas de la población se establece un recinto en el que conviven todos los que deciden dejar a un lado el siglo XXI para convertirse en íberos del siglo II antes de Cristo, justo el tiempo en el que el Imperio Romano había colonizado estas tierras y empezaba a instaurar sus costumbres.

Los íberos por tres días visten tal como señalan los vestigios del pasado. O al menos lo intentan, porque una de las señas de identidad de la celebración pasa por cuidar el rigor histórico. Los trajes, los adornos o las joyas, también las representaciones que se ensayan durante meses para ambientar y dar contenido a la fiesta, pretenden ser mucho más que una puesta en escena. Lakuerter, palabra recogida de una cerámica de la época íbera, es también una forma de conocer la historia.

Los andorranos se visten atendiendo al rigor histórico. Fuente: Turismo de Aragón.

Por eso, junto a los actos lúdicos, en estas jornadas recreacionistas tienen lugar destacado las actividades divulgativas. Exposiciones, presentaciones de libros o de estudios sobre aquel pueblo y, sobre todo, la posibilidad de conocer mejor el legado íbero de la localidad a través del poblado “El Cabo”. Por esos vestigios, cuidadosamente reconstruidos para el conocimiento de aquella civilización, pasan centenares de personas en ilustrativas y esclarecedoras visitas guiadas.

Porque, ¿cuál es el pasado ibero al que se debe Lakuerter Íbera?  A unos dos kilómetros al oeste de la actual ubicación de Andorra se descubrió un asentamiento que debió estar ocupado a mediados del siglo V antes de Cristo. Era un poblado íbero de calle central, con unas cuarenta viviendas de planta rectangular de unos 25 metros cuadrados cada una y, probablemente, dos plantas. Las rodeaba una muralla, que contaba con un paramento escalonado adaptado al terreno y un par de torreones defensivos.

Las visitas guiadas al poblado “El Cabo” son parte imprescindible de la celebración.

Amenazado por una explotación minera de carbón a cielo abierto, en 1999 se excavó el yacimiento por completo y se decidió su traslado, piedra a piedra, hasta el cerro donde se halla la ermita de San Macario. La reconstrucción, orientada como en su emplazamiento original, se realizó con el objetivo de crear un parque arqueológico en el que poder experimentar esta disciplina. De hecho, dos de los espacios han sido recreados en alzada, distribuyendo los espacios y dotándolos de elementos que permitan entender mejor cómo vivían los íberos.

Cerca de donde estaba el antiguo poblado, en el que se encontraron más de 40.000 restos arqueológicos, quedaron los restos de la necrópolis en la que los pobladores enterraban a sus muertos. Son cinco túmulos que escondían intactas  sus correspondientes urnas funerarias. En ellas se encontraron restos óseos compactados y, a su lado, pequeños ajuares compuestos por joyas y adornos de la época.

Cerca del emplazamiento original de “El Cabo” está la necrópolis. Fuente: Iberos en Aragón.

¿Y cómo se recrea la herencia de aquellos íberos que ocuparon “El Cabo” en Lakuerter Ibera? Pues siguiendo las pautas que señalan las investigaciones realizadas. Al parecer, los íberos se organizaban en tribus, cada tribu estaba formada por clanes y cada clan por varias familias. Así que, a la hora de organizar la recreación, la tribu andorrana se dividió en distintos clanes. Para identificarse escogieron nombres de animales, por lo que existen los clanes caballo, ciervo, cabra, búho, buitre, lobo, jabalí, toro o culebra.

Cada clan cuenta con su propio espacio en el recinto íbero. Son los llamados “campamentos”, establecidos alrededor de sus respectivas hogueras y marcados con pebeteros en las entradas. Tienen sus símbolos identificativos, sus oficios y participan en la fiesta encargándose de distintas actividades o protagonizando representaciones alrededor de las tradiciones o costumbres propias de la época recreada. En su organización interna establecen figuras como el príncipe, la sacerdotisa, el sabio, los guerreros o los agricultores.

Los participantes en Lakuerter Íbera se organizan en clanes. Fuente: Periódico La Comarca.

No solo hay íberos. También existe una representación de una centuria romana que representa la rivalidad que existió entre las dos civilizaciones durante el periodo de conquista. Los romanos se dejan ver en varios desfiles o trasladando a sus gladiadores. Pero también tienen sus más y sus menos con el pueblo conquistado en alguno de los actos del fin de semana.

Las luchas de gladiadores son uno de los actos más multitudinarios. Fuente: Wikipedia

Eso sí, aunque los romanos son los menos, una de sus costumbres más arraigadas, la lucha entre gladiadores, se suele convertir en el acto que mejor respuesta tiene. Además, algunas de las representaciones íberas ya se basan en costumbres que habían llegado de la tradición romana. Por supuesto, no faltan las actividades propiamente íberas: desde talleres para aprender a hacer cerámica o a escribir en el alfabeto de esta civilización hasta juegos propios de aquel tiempo, como el tiro con honda. Y todos los participantes en la celebración se unen en el multitudinario desfile de todos los clanes, el momento en el que muestran orgullosos sus símbolos y exhiben su poderío numérico recorriendo la población.

Desfile de los clanes. Fuente: Turismo de Aragón

Además de las actividades que se desarrollan en el recinto íbero, tanto en los distintos campamentos como en la zona escénica, en Lakuerter Íbera también se puede disfrutar de un amplio mercado. En los expositores se encuentran todo tipo de productos de alimentación, como los quesos y cecinas que ya existían en aquella época, y creaciones artesanales de inspiración íbera como pulseras, abalorios o tejidos confeccionados con lana.

Cartel de la décima edición de Lakuerter Íbera.

En definitiva, el éxito de la recreación Lakuerter Íbera es compartido por todos los que participan en ella. Es fundamental el trabajo que se realiza desde cada uno de los clanes durante los meses previos, pues asumen la organización de, al menos, uno de los actos. Su trabajo no ha caído en saco roto y la respuesta es multitudinaria. Cada vez más gente visita una recreación que cumple, con creces, su objetivo dinamizador.

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: