Los Molinos de pólvora de Villafeliche

La pólvora determinó el pasado de Villafeliche. Y no por las guerras y revueltas, sino por sus Reales fábricas de pólvora, que llegaron a ser unas de las más importantes del país. Cuatros siglos dedicados la producción de este explosivo nos han dejado numerosos vestigios de un pasado que todavía retumba.

Vista del municipio de Villafeliche. Fuente: www.patrimonioculturaldearagon.es

“Arde mejor que la pólvora de Villafeliche”

Encontramos Villafeliche en la ribera del Jiloca, en la comarca Comunidad de Calatatud. Hoy es una población con menos de doscientos habitantes, pero en el pasado llegó a tener unos doscientos molinos polvoreros. Además, en la localidad destaca el Castillo de Villafeliz, restos de una fortaleza medieval de origen musulmán, y la iglesia de San Miguel Arcángel, del siglo XVII, en el centro de la localidad. Cuenta además con casas solariegas, ermitas y una gran Casa Consistorial que nos dan muestra de un pasado importante. Pero eso lo dejamos para otro momento, hoy nos centraremos en la pólvora. Una escultura nos recuerda esta importante producción polvorera.

Escultura en recuerdo de la actividad polvorera. Fuente: https://tierrasinlimites.com

Y es que lo más destacado de Villafeliche es su pasado dedicado a la pólvora, que se documenta ya en la localidad desde el siglo XVI y que tiene lugar de forma intensa hasta el siglo XIX, cerrando definitivamente su último molino en 1964. Esta actividad provocó el desarrollo de actividades complementarias, como la alfarería, necesaria para encapsular la pólvora y poder venderla. Unos doscientos alfares se llegaron a contar dedicados no solo a esta actividad auxiliar, sino también a la cerámica vidriada de colores azules.

Hoy contamos con restos materiales de este paisaje preindustrial, declarados Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Aragón en 2007, que nos ayudan a comprender esta importante actividad económica, que determinó el pasado del lugar y de su entorno.  Los dichos populares se han encargado de mantener el recuerdo: “arde mejor que la pólvora de Villafeliche”.

Los Molinos de Pólvora, Bien de Interés Cultural. Fuente: https://tierrasinlimites.com

La pólvora que hizo resistir a Zaragoza frente al ataque napoleónico

La situación geográfica y el relieve de la localidad son importantes a la hora de desarrollar la industria. Los molinos se encuentran a las afueras, en el valle abrigado de los vientos, que se extiende entre el río Jiloca y el Camino de los Molinos. Llegaron a ser casi doscientos en el periodo de mayor esplendor y se alineaban con el eje de la “acequia de los Molinos” a lo largo de 872 metros, de la cual toman el agua motriz. Eran independientes entre sí con el fin de protegerse de posibles accidentes y explosiones en cadena.

Restos de las contrucciones dedicadas a la actividad polvorera. Fuente: https://tierrasinlimites.com

Este explosivo se convirtió en imprescindible en los conflictos bélicos de la España moderna y contemporánea. Así, la pólvora negra de Villafeliche disparó las armas en muchos conflictos a lo largo de cuatro siglos y, entre otros, abasteció a las tropas zaragozanas en los Sitios. La mezcla contaba con productos aragoneses: salitre de Épila, azufre de Teruel y carbón vegetal de la localidad. Al parecer la actividad se remonta a la Edad Media,  posiblemente sea de tradición mudéjar, pero será en el siglo XVII cuando encontremos los primeros documentos. En 1764  había en funcionamiento 165 molinos polvoreros, cifra que aumentaría a casi 200 en el siglo XIX, siendo esta su época de máximo apogeo.

La pólvora de Villafeliche abasteció a los resistentes zaragozanos contra Napoléon

El Centro de interpretación del molino polvorero

En la actualidad, la localidad cuenta con un centro de interpretación donde se explica el proceso de fabricación de la pólvora. Cada molino era una construcción de planta rectangular de hasta unos 6 metros cuadrados, con escasos o nulos vanos (tan sólo el que encajaba el eje que movía el agua) muros de mampostería y cubierta a un agua. Se trata de edificios muy similares a los molinos de agua. El conjunto de los molinos se completaba con otras dependencias como almacenes, oficinas, puesto de guardia y edificios de preparación de la pólvora y el molino harinero.

El agua giraba una rueda y la mezcla se amasaba en un mortero de piedra con la ayuda de mazas de madera. Para ello se necesitaban, como si de una mezcla pastelera estuviésemos hablando, de una arroba castellana de salitre, cuatro libras de azufre y cuatro de carbón. Todo ello humedecido y batido durante ocho días, para después ser secada, en forma de bolas, al sol.

Detalle de la maquinaria conservada. Fuente: https://www.turismodezaragoza.es

Un modelo mixto de gestión

La Real Fábrica de Pólvora de Villafeliche fue un modelo de gestión de titularidad mixta que acabó exportándose a América y a Filipinas, por su bajo coste para las arcas reales. Los molinos eran propiedad particular, la acequia que los alimentaba propiedad comunal y sobre la Corona recaía la gestión de la producción, el abastecimiento de materias primas y concesión de licencias. Será Fernando VII quien, en 1830, cierre la producción oficial, aunque continuó el negocio de forma clandestina hasta 1964 que se cerró el último molino.

Río Jiloca y Camino de los Molinos. Fuente: https://tierrasinlimites.com

En torno a la pólvora se desarrollaron varios oficios complementarios y se produjo la necesaria llegada, como hemos visto, de materias primas de otros lugares de Aragón. Una de las actividades más importantes fueron los alfares y la influencia económica del explosivo se dejó sentir en toda la zona.

Los restos están conservados y forman parte de una ruta señalizada. Fuente: Wikipedia.org  

El pueblo de Villafeliche recuerda con orgullo una actividad que marcó la historia del municipio. Hoy, la memoria toma forma en algunos restos de molinos, un centro de interpretación y una escultura en uno de los lugares principales de la villa. La pólvora es, en este caso, algo bonito de lo que hablar.

Anuncios
Categorías: Historia y Arte, Joyas del Patrimonio | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: