La Pasión de Torrijo de la Cañada

Cuando lo que se hace tiene raíces profundas, se nota. Y si involucra a todo un pueblo bajo el respeto absoluto a las directrices de sus antepasados, importa. Cada una de las características de los singulares actos que conforman la Semana Santa de Torrijo de la Cañada, en la Comunidad de Calatayud, desprenden autenticidad e historia. Por eso su representación de la Pasión ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico en Aragón.

La Santa Cama con la imagen del Cristo articulado de camino a la Iglesia.

Cuando el visitante llega a Torrijo de la Cañada la tarde del Viernes Santo, después de recorrer un atractivo paisaje verde y montañoso junto al río Manubles y tras ser conscientes de la monumentalidad que debió tener el enclave antaño, descubre un escenario en la plaza. Allí, entre el torreón-puente de piedra sillar de estilo gótico y el edificio palacial del Ayuntamiento con arcadas en forma de lonja, tiene lugar la parte central de la representación. Dos cruces negras clavadas a cada lado del entablado y otra cruz en el suelo son un claro indicativo de la naturaleza del acto que vamos a contemplar.

Torreón puente que da acceso a la plaza de Torrijo de la Cañada.

La representación de la Pasión comienza en el Templo de Nuestra Señora del Hortal. Allí se inicia la lectura de la Pasión, tal como manda la tradición católica. Es también el momento del silencio, que será roto con la irrupción en el edificio la guardia romana, justo cuando el sacerdote relata el prendimiento y el juicio popular que va a llevar a Cristo a la cruz.

La Guardia Romana

Los romanos de Torrijo de la Cañada son una tradición antigua. Lo atestiguan  archivos que los nombran a mitad del siglo XIX o una fotografía de los años 30 del pasado siglo en la que un grupo de orgullosos vecinos posan con sus trajes de soldados frente a la iglesia. En la actualidad, existe una Asociación que reúne a esa guardia y a los que portan tambores y bombos para fortalecer costumbres que a punto estuvieron de perderse.

La Guardia Romana se dirige hacia la Iglesia para empezar la representación.

Cuando los soldados llegan a la Iglesia marchando por la calle principal, se hacen notar. El calzado con suelas de madera causa una honda sensación entre los vecinos y visitantes debido al ruido que generan. Alguno de los guardias luce con emoción el casco que llevaban los antiguos soldados, recuperado de entre las posesiones de sus ascendientes y destacando entre la vestimenta, más moderna, de todos los demás.

El vía crucis

Una vez terminado el rito en el Templo, los guardias romanos salen del edificio rodeando a otro vecino que interpreta a Cristo camino al monte Calavera. Ataviado con una túnica, una peluca, la corona de espinas y una cruz al hombro, recorre la distancia entre la puerta de la Iglesia y el escenario de la plaza escenificando el Vía Crucis. Como en el interior, la voz del párroco de la localidad sigue marcando el paso de los actores. Desde un balcón y con un megáfono lee el guión de la Pasión de Torrijo de la Cañada, una interpretación local de las Sagradas Escrituras con décadas de historia.

Representación del Vía Crucis.

El intérprete de Cristo recrea mediante genuflexiones las tres caídas de las que habla el Evangelio. Inmediatamente, en una interpretación medida que parece transmitida de padres a hijos, los guardias romanos apuntan con su lanza al reo hasta que vuelve a levantarse. De entre el público aparece otra vecina que hace el papel de Verónica para limpiar el rostro de Jesús, que queda impreso en el paño.

La crucifixión

Cuando la comitiva llega al escenario, siempre siguiendo la lectura sagrada, el intérprete humano deja paso a la impresionante imagen de Cristo articulado de Torrijo de la Cañada. Habitualmente se encuentra en la Iglesia, colgado en una cruz. Antes de la representación los vecinos han recogido sus brazos articulados y lo han depositado sobre la cama con la que desfilará en la procesión del Santo Entierro para trasladarlo al escenario de la Pasión. Sobre las tablas está también la imagen de la Virgen Dolorosa, que va a ser testigo del drama.

La guardia romana se encarga de la crucifixión de la imagen articulada de Cristo.

Los guardias romanos colocan la imagen articulada de Cristo en la cruz. En un absoluto silencio, donde solo se escucha la voz del párroco, el público observa cómo se clavan los clavos, el levantamiento de la cruz, el episodio del “tengo sed” o el momento en el que la lanza de Longinos atraviesa el costado. Ese silencio emocionado solo se rompe cuando la lectura anuncia la muerte. Entonces los bombos y tambores de la localidad suenan al unísono, queriendo simbolizar el seísmo que sacudió Jerusalén.

Tras la representación de la muerte, el rito continúa en la Iglesia. La imagen del Cristo crucificado desaparece tras una tela. Parte de los guardias romanos se quedan vigilando al pie de la Cruz durante el tiempo en el que se desarrollan los oficios propios de la Celebración de la Pasión. Cuando terminan la acción vuelve a trasladarse al escenario de la Plaza: va a tener lugar el abajamiento o descendimiento de la imagen de Cristo.

Los tambores y bombos también se hacen presentes en la representación.

El abajamiento

La representación sigue unida al texto que lee el párroco de la localidad. En esta segunda parte, a los romanos les sustituyen otros personajes sobre el escenario. José de Arimatea, Nicodemo o las llamadas, “Marías”, que vestidas de riguroso luto y ocultando el rostro se hacen cargo de preparar la Santa Cama en la que quedará el Cristo articulado. Aunque el mayor protagonismo es para la imagen de la Virgen Dolorosa, a un lado del escenario. A ella le son presentados cada uno de los elementos retirados de la cruz: la tabla en la que se ha grabado “INRI”, la corona de espinas, los distintos clavos que han atravesado la imagen o el mismo cuerpo de su Hijo al ser descolgado.

La imagen del Cristo articulado presentada a la imagen de la Virgen.

Con mucho cuidado, los intérpretes depositan la imagen de Cristo en la Santa Cama. Las Marías se encargan entonces de taparlo y sellarlo con lazos negros, antes de ser trasladado hasta la Iglesia para desfilar en la procesión del Santo Entierro. En este desfile, de nuevo sobre el escenario y más de cinco horas después desde que comenzaran las escenas, tendrá lugar la última fase de la representación.

 

El Santo Entierro y el Sábado de Gloria

La Santa Cama, en la que solo es visible la cabeza del Cristo, desfila por las calles de Torrijo de la Cañada junto a otras imágenes y símbolos, los tambores y bombos o la guardia romana. Al llegar a la plaza, la peana se deposita de nuevo sobre las tablas. Allí se le coloca una tapa negra, a modo de sellado definitivo. Entonces vuelven a tomar el protagonismo los romanos, que rodean el sepulcro y dan fe de su clausura. A esta escena se la conoce como el “clavado de la cuna”. Los guardias custodiarán el sepulcro en la Iglesia durante toda la noche.

Las Marías sellan la cama de Cristo con lazos negros.

Pero la tradición no acaba aquí, queda la celebración del Sábado de Gloria. De nuevo por medio de una función religiosa, el Sábado Santo los vecinos representan el descubrimiento de que Cristo ya no se encuentra en el sepulcro y ha resucitado. Entonces cantan “La Gloria de Dios” y, celebrando la resurrección, realizan un acto de perdón y bendición para los soldados romanos que participaron en su crucifixión y prendimiento.

La de Torrijo de la Cañada es una representación que respira pureza, donde los vecinos se muestran conscientes de la importancia de mantener un legado. Hasta el más mínimo detalle se realiza con una emoción que también se transmite a todos los visitantes.

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: