Primavera y Otoño: Las Ferias de Biescas

La feria es un evento social, económico y cultural, generalmente establecido en  lugar y tiempo determinados, que suele abarcar un tema o propósito común. Nacieron con el objetivo de estimular las transacciones comerciales entre distintas comunidades pero, al mismo tiempo, conseguían dinamizar la vida de un núcleo de población e incluso generar ganancias. Alrededor del mercado, se desarrolla todo un movimiento de ocio y convivencia que convierte a la feria en todo un acontecimiento. Muchas de las ferias que se celebran hoy cuentan con cientos de años de historia. Están unidas a los primeros fueros del lugar o tuvieron su origen en un privilegio otorgado por el Rey o el Señor que los gobernaba.

Los vecinos de Biescas señalan que el municipio es una plaza tradicionalmente ferial. Fuente: Facebook Feria de Otoño

En Biescas, en la Comarca del Alto Gállego, presumen de una larga tradición ferial. Aunque en su nuevo formato la feria de otoño y la más reciente de primavera  suman 26 y 10 ediciones, los más mayores aseguran que aquella siempre fue tierra de intercambio, compra y venta. Así parece asegurarlo la estratégica ubicación de la localidad y su histórico papel de aglutinador de distintos núcleos poblacionales, de servicios y de comercio.

La Feria más tradicional

La fecha ferial tradicional fue siempre la de otoño y el tema, el ganadero. De las antiguas ediciones del Diario de Huesca se rescató una noticia que hacía referencia a aquella feria de Biescas. Está fechada el 14 de noviembre de 1898 y señala que “a ella acuden compradores y vendedores procedentes de los Valles de Broto, Basa, Sarrablo, Val ancha, Val estrecha, Acumuer, Tena y Aso. También van muchos marchantes de Jaca, Canal de Berdún y Galliguera alta y media. Las transacciones son muy conocidas. Es la feria que cuenta con el mejor ganado vacuno joven –terneros y terneras- que hay en Aragón.”

La Feria de Otoño en Biescas tiene origen ganadero. Fuente: Facebook Feria de Otoño

La fecha elegida para la feria más tradicional de Biescas no es casual. En noviembre bajan los ganados de los puertos. Antes de la llegada del invierno y de comenzar la trashumancia a tierras de mejor clima, era tiempo de tratos y ajustes en los negocios ganaderos antes de iniciar un nuevo ciclo anual. De hecho, la feria constituía el final del proceso productivo: la comercialización. Pero también el intercambio de experiencias, la aparición de nuevas posibilidades de desarrollo o la transmisión de conocimientos variados.

El paso del tiempo se traduce en cambios económicos, sociales y culturales que afectaron directamente a la esencia ferial de origen medieval. Aunque los objetivos generales se mantienen, cambian las formas. La importancia creciente del sector servicios, especialmente alrededor del turismo y la cultura del ocio, obligaron a replantearse el concepto de feria. A los tradicionales mercados de ganado se sumó la venta de productos relacionados con el sector primario o la artesanía. En Biescas se fundó otro estilo de feria. Pasó de noviembre a octubre y acuñó el nombre de “Feria de Otoño”.

Una de las carpas de la Feria de Otoño de Biescas. Fuente: Facebook Feria de Otoño

Premios al queso

Además de al ganado, con su exposición, las subastas nacionales o las jornadas técnicas, la Feria de Otoño de Biescas otorga especial protagonismo al queso, uno de los pilares básicos de la economía de montaña. Durante el evento se otorgan los premios “Queso de Otoño”, reconocidos ya a nivel nacional en el mundo de la agroalimentación. El fallo viene precedido de una gran cata popular de quesos en la que se suelen superar ampliamente el millar de participantes.  Pero, además, se celebran multitud de actividades que convierten a la Feria en una cita lúdica que propone la participación de todos en catas variadas, exhibiciones de oficios y juegos tradicionales o un seguidísimo concurso de fotografía.

Cata de quesos en la Feria de Otoño de Biescas. Fuente: Facebook Feria de Otoño

La programación de la Feria de Otoño, que cumplió 26 años en 2018, se desarrolla alrededor de la plaza del Ayuntamiento. Bajo distintas carpas encontramos las muestras de ganado bovino, ovino, caprino o caballar. También las pequeñas exposiciones de otros animales de razas autóctonas o de maquinaria agrícola y pequeñas herramientas. En la zona de artesanía y agroalimentación veremos expositores de muebles, vinos, repostería, miel y diferentes complementos. La oferta atrae a miles de personas que llenan el municipio y proyectan al exterior la excelencia ganadera y artesana, además de participar y difundir otras actividades alternativas unidas al turismo y al ocio.

 

La Feria de primavera

La Feria de Primavera cumple 10 años en 2019. Fuente: Facebook Feria de Primavera

Pero la de otoño no es la única feria que hoy existe en Biescas. De nuevo haciéndose eco de su posición como cruce de caminos, de su historia como lugar de transacción y, sobre todo, conscientes del enorme éxito de la Feria de Otoño, la Asociación de Empresarios de la localidad propuso celebrar otra feria en mayo, la de Primavera.

La Feria de Primavera se celebra en mayo y está dedicada a las plantas. Fuente: Facebook Feria de Primavera

El objetivo de esta cita, según señala el Ayuntamiento de Biescas en su página web, es “la aplicación de sinergias de cuantas entidades privadas y públicas tienen el mismo objetivo en el territorio”. ¿Y qué objetivo es ese? Si en otoño el tema de la feria es la ganadería y los productos de agroalimentación, la feria de mayo se orienta hacia la horticultura, la jardinería doméstica y, en general, a todas las plantas y la pasión por la naturaleza.

Aparte de los expositores dedicados al tema principal, la programación de estos días incluye talleres con gran éxito de participación. En los últimos años se ha enseñado a decorar parterres, construir centros de flores o a crear mini huertos en pequeños espacios. También se realizan charlas dedicadas a distintos aspectos alrededor a la horticultura y las plantas, como el cuidado de los bonsáis o las propiedades curativas de ciertos árboles.

En la Feria de Primavera hay todo tipo de actividades. Fuente: Facebook Feria de Primavera

Junto a las actividades propias de la horticultura, jardinería y las plantas en general, también tienen su espacio otras acciones destinadas a la mejor comprensión y el respeto de la naturaleza. Y si en la Feria de Otoño destaca el concurso de quesos, en mayo se celebra el concurso de mieles. Además, no faltan las actuaciones musicales, las exhibiciones tradicionales o las degustaciones gastronómicas para diseñar un fin de semana completo con el que atraer de nuevo a miles de visitantes.

En 2019, la Feria de Primavera cumple su primera década confirmándose como una actividad fundamental en la vida social y cultural de Biescas. Junto a la feria de Otoño, reivindica una tradición y una historia que ha sabido renovarse y adaptarse a los nuevos tiempos para seguir cumpliendo los objetivos originales: estimular el comercio, dinamizar el municipio y generar ganancias.

Anuncios
Categorías: Fiestas y sabores | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: