La Senda Pierenaica GR-1

Aragón es uno de esos lugares en el que siempre nos falta algo por ver. El GR-1 nos propone una forma muy saludable de descubrir su riqueza.“GR” son las iniciales de “Gran Recorrido”, y hacen referencia a las rutas integradas en una red caminos europea. Y llama la atención que el GR-1 de España tenga como uno de sus protagonistas el solar del viejo reino de Aragón. No en vano se conoce también éste itinerario como “Sendero Histórico”… Paseemos por ese milenario camino…

Señalización GR. Fuente: experienciasactivas.com

El GR-1 aragonés comprende un total de 17 etapas que, a lo largo de 300 Km, dos provincias y medio centenar de pueblos y despoblados, nos propone un viaje en el tiempo al Aragón que fue cuna de nuestra identidad: el Aragón de los valles pre-pirenaicos y los despoblados; el Aragón de las torres y castillos; y ese Aragón, también, al que  suele aludirse con el mítico título de “Reino de los mallos”…

Se introduce en tierras aragonesas por la Ribagorza, tras cruzar el Noguera Ribagorzana en Puente de Montañana, que debe su nombre al viejo puente romano, y por el cual ya transitaron cuantos peregrinaban a Santiago por el camino aragonés. Siguiendo el curso del Isabena, el sendero recorre este valle del cretácico pasando por los pueblos de Las Badías, Castigaleu, Laguarres y Pociello, todos ellos con ecos medievales en sus ermitas, iglesias o castillos;  también Capella, que debe su nombre a la capa de San Martín, y donde aún hoy puede cruzarse el Isabena sobre un espectacular puente románico. Y luego, Graus, la bonita localidad en la que nuestros pasos y las aguas del Isábena desembocan al mismo tiempo en el Ésera.

Señal a Grustan. Fuente: ribagorzanyomil.blogspot.com

Nuestra próxima parada será Grustan, privilegiado por las vistas que ofrece… Y después de pasar el pintoresco pueblo de Pano, el Sendero Histórico se adentra en las legendarias tierras del Sobrarbe… Caneto, Trillo, Salillas de Trillo, pueblos que hoy agonizan, y hasta suspiran las piedras de sus agrietadas casas, eras, muros y caminos, cada vez que un nuevo vecino marcha a la ciudad en busca de mejores oportunidades…

Trillo. Fuente: carlosbravosuarez.blogspot.com

Ya desde Trillo nos sorprende la espectacular torre de Troncedo, que domina las alturas de la zona desde el siglo XI. Seguimos caminando, y tras visitar los acogedores pueblos de Formigales y Morillo de Monclús, cruzamos el río Usía a la altura de Tierrantona. Proseguimos luego hacia el histórico despoblado de Muro de Roda, en lo más alto de la Sierra. Desde allí, además del sobrecogedor conjunto patrimonial de época románica, disfrutamos de inmejorables panorámicas de la comarca, incluyendo el curso embalsado del Cinca y las altas cimas pirenaicas…

El GR-1 discurre a continuación por los pueblos de El Humo de Muro y Palo, para cruzar luego el embalse de Mediano y llegar a Liguerre de Cinca, al que el turismo ha resucitado. Nosotros pararemos en Samitier -otra joya del Sobrarbe-, y Arcusa, entre el Cinca y el alto Vero…  Pero las indicaciones rojas y blancas prosiguen su itinerario por montes y bosques hacia Las Bellostas, con su peculiar casa torreada. Y siempre hacia el Oeste, accedemos al Somontano de Barbastro, donde encontramos las entrañables ruinas del despoblado de Nasarre.

Uno de los atractivos de la GR-1 es que atraviesa el fabuloso Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, del que descubriremos muchos de sus particulares tesoros, como las dolinas, poljes y grutas que forma su relieve karstico…

Y, por supuesto, el Sendero Histórico irá buscando el enclave de los pequeños pueblos que habitan esta zona, como Otín, donde se conserva la Casa Cosme Bellosta. Desde allí, cobijados por la sierra, y entre centenarias encinas y arrugados caxicos, una romántica senda guía nuestros pasos hacia los escondidos pueblecitos de Bara, Used y Bentué de Nocito…  En cada pueblo, una iglesia parroquial de época románica; viejas casas deshabitadas y ya sin techo; pequeños campos abandonados que antaño ganaron un pedazo de tierra a la montaña; y hasta curiosos dólmenes de tiempo inmemorial…

Nocito. Fuente: insta-stalker.com

A los pies de la conocida pirámide que dibuja el pico de Guara, nos espera Nocito. Ya en la distancia, nos llaman la atención las llamativas chimeneas que, junto a los arcaicos vanos de las casas, sus iglesias de piedra y, en fin, la exuberante vegetación que lo cubre todo, confieren al lugar una belleza particular y evocadora. Allí, el GR nos invita a cruzar el río Guatizalema por su viejo puente medieval…

Gradas del Flumen. Fuente: http://www.excursionesporhuesca.es

El próximo objetivo es Lúsera, que se alza sobre un elevado risco que domina el embalse de Belsue. Es un despoblado en el que reverdece la vida, y en el que vuelve a presentirse el calor humano bajo alguno de sus tejados de lascas. De igual modo ocurre en Belsue, cobijado a los pies del Pico del Águila. Pero antes, no obstante, nos sobrecoge el despoblado medieval de Santa María de Belsue… y las espectaculares Gradas del río Flumen, junto a la antigua Pardina Ascaso. Allí, sus todavía jóvenes aguas han moldeado amplísimos escalones en la roca.

Tras cruzar el Monrepós, el azulado Pantano de Arguis nos anima a continuar… Ahora, el GR-1 se gana su sobrenombre, “Sendero Histórico”: atravesamos la Sierra de Gratal, que constituyó la muralla natural para los dominios del rey aragonés Sancho Ramírez, y seguiremos los enclaves de la frontera de aquél reino que creció a golpes de espada y arado. Nuestra primera parada será en Bolea con su famosa colegiata, cuyo emplazamiento nos recuerda que fue la primera población que Aragón ganó al sur de las montañas, en el somontano… Seguimos luego por la Sotonera hacia Aniés, desde donde las sierras pre-pirenaicas se despliegan ante nosotros en todo su esplendor. Y, como no, el recorrido marcha en dirección a Loarre, donde se levanta la más insigne de las fortalezas de Aragón, y el mejor conservado de todos los castillos románicos de Europa.

Bolea. Fuente: identidadaragonesa.files.wordpress.com

Respetando el trazado de la sierra, que lo fue también de la frontera aragonesa, llegamos a Sarsamarcuello, desde donde se recorta la heroica silueta del castillo de Marcuello.

Marcuello

En la próxima etapa del camino, después de Linas de Marcuello, destaca la impresionante imagen de los Mallos de Riglos, con sus verticales paredes de roca cortadas por el Gállego, y cuyo curso cruzamos en Murillo de Gállego. Allí, las panorámicas que ofrece la Iglesia del Salvador, enclavada en lo alto del caserío, son sencillamente magníficas: el río, los Mallos, Loarre, la Sotonera… todo abarca la vista desde la antigua fortaleza aragonesa.

La última etapa por tierras oscenses es la que cubre el camino hasta Agüero, otra población medieval cobijada por majestuosos mallos. Un kilómetro antes de llegar, encontramos el monumental románico de Santiago de Agüero, una obra inconclusa que es atribuida al genial “maestro de Agüero”… y que dio nombre inmortal al cantero…

Los mallos. Fuente: porsolea.com

El GR-1 también recorre Zaragoza, por la comarca de las Cinco Villas. Desde Fuencalderas, y siguiendo la Sierra de Santo Domingo, llegamos a Biel, a orillas del río Arba. Allí, la enorme torre donjón de Biel aun preside el pueblo con su inexpugnable altura. Alcanzamos luego el Arba de Luesia, cuyas aguas nos regalan un cuadro especial a la altura de los Pozos de Pígalo, donde podemos darnos un baño recuperador. Mientras, nos aguarda un lugar especialmente bonito: el Barranco de Sibirana, en cuyo interior, como el decorado de una leyenda artúrica, aparecen las torres de Sibirana, que en época feudal defendían los pasos entre Aragón y Pamplona.

Torre Sibirana

Contra lo que proclama su nombre, Petilla de Aragón, nuestra siguiente parada, es una localidad navarra, situada en un hermoso lugar en las alturas del valle del río Onsella. Desde allí, caminando por un viejo camino medieval entre bojs, robles, hayas y encinas, cubrimos las estribaciones de la Sierra hasta llegar a nuestro último destino: Sos del Rey Católico. A medio camino, el fantástico castillo gótico de Roita, incluido en la lista roja del Patrimonio en peligro, es la última fortaleza solitaria que encontramos en nuestra tierra.

Caxicos. Fuente: blog.rutadeltiempo.es

En Sos, reconocido como uno de los pueblos más bonitos de España, despedimos a nuestra gente para seguir hacia delante, siempre hacia la puesta de sol, pero por otras tierras y paisajes que ya son los de nuestro Aragón.

Aunque el GR-1 fue balizado recientemente, no hace sino mantener y dar vida a un camino que hunde sus raíces en la antigüedad; un camino que ha sido, durante siglos, uno de los ramales de la vía de peregrinación a Santiago. Hacer el GR-1, además de promover el deporte y la sensibilización con nuestro territorio, es iniciar un viaje hacia nuestra identidad. Porque más allá de valles, ríos, pueblos y castillos, al recorrerlo estamos recorriendo nuestra Historia.

Categorías: Paisajes y comarcas | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “La Senda Pierenaica GR-1

  1. El día 18 he hecho el tramo desde Bolea hasta Murillo de Gállego. XV edición de la Ruta de los Castillos, de Os Andarines d’Aragón y la Comarca Hoya de Huesca. Ahora leo esta entrada, muy relacionada. 😉 Fantástico sendero, recorriendo paisajes, monumentos y lugares plenos de belleza e historia.

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: