La Santa Capilla del Pilar

El corazón de la Basílica del Pilar de Zaragoza es la denominada Santa Capilla que alberga la Sagrada Columna donde se apoya la imagen de la Virgen del Pilar: Un lugar especialmente sagrado para los fieles pilaristas donde el culto es continuo, una verdadera obra de arte en la que intervinieron los mejores artistas de su época y, por supuesto, el lugar de obligada visita para todos los turistas y curiosos de cualquier edad y condición que se acercan a la ciudad. Sin embargo, es también un espacio tan visitado como desconocido. ¿Qué es exactamente la Santa Capilla? ¿Por qué es tan importante? En este pequeño artículo le daremos algunas claves para que comprenda su verdadera dimensión.

Santa Capilla del Pilar. Fuente: http://www.patrimonioculturaldearagon.es

 

La Tradición Pilarista afirma que la Virgen María visitó milagrosamente Zaragoza la madrugada del 2 de enero del año 40 para reconfortar al Apóstol Santiago, quien se encontraba en la ciudad rezando a orillas del Ebro con la primera comunidad de fieles convertidos al cristianismo en la antigua Hispania. Antes de despedirse, la Virgen solicitó al Apóstol que fuese levantado en ese mismo lugar un templo en su honor alrededor de una Sagrada Columna que trajeron los mismos ángeles que la acompañaban. Un templo y una columna sagrada (El Pilar) que según predijo la misma Virgen María quedaría inamovible en ese mismo lugar hasta el final de los tiempos.

Grabado de la Venida de la Virgen a Zaragoza

El Sagrado Pilar es en realidad una pequeña columna de jaspe rojizo que tiene 177 cm de alto y 24 cm de diámetro donde se apoya la imagen de la Virgen del Pilar y que apenas podemos ver. En el Camarín de la Virgen asoma la parte superior tras el manto de la Virgen protegida por una doble funda de bronce y plata. Detrás, en el humilladero, queda al descubierto una pequeña parte que puede contemplarse a través de un orificio (óculo) y permite a los fieles venerarla y poder tener contacto directo con ella.

Camarín de la Virgen del Pilar en la Santa Capilla. Fuente: http://www.basilicadelpilar.es

Según se cree, en torno a ese Sagrado Pilar se fueron construyendo diferentes templos siempre dedicados Santa María que progresivamente fueron ganando en tamaño y belleza hasta llegar a la Basílica actual que comenzó a levantarse en el siglo XVII. Y dentro de cada uno de ellos el espacio dedicado al culto del Sagrado Pilar se conoce como la Santa Capilla.

La Iglesia de Santa María del Pilar en la vista del Wingaerde del siglo XVI. Fuente: Wikipedia

El primer Templo del Pilar que conocemos bien es del siglo XII y fue mandado construir por los primeros reyes y obispos cristianos para sustituir al anterior, que estaba en estado ruinoso tras varios siglos de dominación musulmana. Era una humilde iglesia románica en cuyo claustro ya podemos afirmar que se veneraba el Sagrado Pilar. Una crecida del Ebro lo dejó en mal estado y a finales de la Edad Media se levantó un nuevo templo más grande y moderno de estilo gotico-mudéjar donde también ocupaba una zona del claustro. Por aquel entonces ya adornaba la Santa Columna la preciosa imagen gótica de la Virgen del Pilar que podemos admirar en la actualidad. Y ya en el siglo XVIII se levantó la Santa Capilla actual; ahora sí, insertada en el interior de la fábrica de la iglesia barroca.

Grabado de la Santa Capilla del Pilar: Fuente: Wikipedia

La Tradición Pilarista también afirma Santiago y los siete convertidos comenzaron inmediatamente la construcción del templo ordenada por la Madre de Dios pero que también se pusieron manos a la obra los mismos ángeles que trasladaron el Sagrado Pilar hasta Zaragoza. Por esta razón, la Santa Capilla es considerada un templo santo, angélico y apostólico.

Boceto de la construcción de la Santa Capilla de Antonio González Velázquez. Fuenter: https://museogoya.ibercaja.es/

Una construcción que recreó de forma maravillosa Antonio González Velázquez en la fabulosa pintura mural que decora la cúpula que la cubre. Si quieres saber más sobre las impresionantes pinturas rococó que decoran la Santa Capilla encontrarás dos entradas en este mismo blog. Pincha en ellas:

https://identidadaragonesa.wordpress.com/2016/10/03/las-pinturas-murales-de-la-santa-capilla-del-pilar-i/

https://identidadaragonesa.wordpress.com/2016/10/10/las-pinturas-murales-de-la-santa-capilla-del-pilar-ii/

Seguramente la obra no debió durar más de unos meses pero la fiesta de su finalización no fue determinada hasta la Edad Media, cuando se estableció el 12 de octubre como la fecha de la consagración de la Santa Capilla. Antiguamente ese día se conmemoraba la Dedicación de la Santa Capilla y posteriormente ha pasado a ser la festividad de Nª Sª del Pilar con oficio propio.

Detalle de la construcción de la Santa Capilla de Antonio González Velázquez. Fuente: https://symbolos.com

Según los textos medievales la primitiva Santa Capilla era muy simple. Apenas contaba con 12 m de ancho por 24 m de largo, y en su altar se encontraba el Sagrado Pilar. Por supuesto, es algo que jamás podremos saber. No existen descripciones ni constancia de templo anterior al siglo VI, sin embargo, los documentos y dibujos de los restos arqueológicos que salieron a la luz en la obras de la fábrica actual, y que quedaron insertados en la misma, parecen confirmar estas mismas dimensiones. Seguramente eran restos arqueológicos de época romana, por eso se cree que el primer templo pudo ser un pequeño oratorio ubicado en el interior de una casa que hacía la función de iglesia (domus ecclesiae) donde los primeros cristianos de la ciudad se reunían para realizar el culto común.

Domus Ecclesiae de época romana

Así pues, este espacio sagrado del que se conocen evidencias arqueológicas de época romana, es donde la Tradición sitúa aquel humilde oratorio y es el mismo lugar donde hoy se levanta la Santa Capilla actual dando continuidad a la antigua creencia.

Humilladero de la Santa Capilla. Fuente: http://zarasanta.com/blog

Sin lugar a dudas, fue la obra más deseada por los fieles en la obra de la actual basílica y el resultado fue espectacular. Por supuesto, gracias la implicación de la monarquía española en su construcción y decoración, lo que convirtió a este pequeño rincón de Aragón en el centro artístico del Reino de España a mediados del siglo XVIII.

El diseño fue realizado por el arquitecto real Ventura Rodríguez, quien vino a la ciudad enviado por Fernando VI en 1750 para dirigir la obra. De forma magistral, fue capaz de superar el inconveniente de no poder mover El Pilar de su sitio y, a la vez, levantar un bellísimo templete a modo de relicario para la Sagrada Columna, donde todo es equilibrio y armonía, y donde a través de su decoración se sintetiza la esencia de la Tradición Pilarista. En él se conjuga maravillosamente belleza y devoción, historia y fe.

Maqueta de la Santa Capilla

De la ejecución de los trabajos según el proyecto del arquitecto real se encargó José Ramírez de Arellano con un excelente equipo de artistas, entre los que hay que destacar a Manuel Álvarez, Carlos Salas y Juan de León. En materiales ricos y nobles como mármoles de colores importados de lugares lejanos, jaspes, bronces y maderas de nogal, estos escultores convirtieron la Santa Capilla en un espacio inmejorable para honrar el Sagrado Pilar y fomentar la devoción por la Virgen del Pilar.

Santa Capilla. Fuente: symbolos.com

El templete se eleva sobre un pedestal toscano que rememora la antigüedad de la primitiva Santa Capilla. Las columnas, rematadas por capiteles corintios, son del mismo jaspe que el Sagrado Pilar y sus medidas proporcionales. Y la obra se corona con una cúpula elíptica, caprichosamente decorada con relieves, pechinas, ángeles músicos,  molduras y otros adornos.

En las paredes se ubican unos delicados medallones ovalados de mármol que recuerdan los pasajes más importantes de la vida de la Virgen María. Solamente hay un medallón con motivo distinto que representa las figuras orantes del rey Fernando VI y del arzobispo Añoa y Busto. Y alrededor encontramos las maravillosas puertas de nogal que evocan algunas de las letanías dedicadas a la Madre de Dios en el rezo del Santo Rosario.

Santa Capilla. Fuente http://www.zaragozago.com

Pero de todos los relieves destaca especialmente el conjunto escultórico del altar mayor. Recrea el momento en el que la Virgen María descendió del cielo entre nubes acompañada de un coro celestial de ángeles. Y como mirando a los ojos de Santiago, que se encuentra al frente de la primera comunidad de siete convertidos, le indica con su mano derecha el Camarín de la Virgen donde se permanece desde entonces inamovible la Sagrada Columna.

Relieve de la Virgen en la Santa Capilla. Fuente: http://www.basilicadelpilar.es

Mención aparte merece el fantástico relieve de Carlos Salas que representa la Asunción de Virgen en la parte posterior y que en el proyecto original de la Santa Capilla debía estar llamado a convertirse, junto al humilladero, en el altar mayor de la Basílica del Pilar. Proyecto que finalmente no se llevó a cabo.

Retablo de Carlos Salas en la Santa Capilla. Fuente: http://www.realgoya.com

Esperamos que con esta breve explicación puedan comprender y apreciar mejor en su próxima visita esta maravillosa joya espiritual y artística que es la Santa Capilla de Pilar.

Categorías: Historia y Arte, Joyas del Patrimonio | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “La Santa Capilla del Pilar

  1. José Gros Aymerich

    Ventura Rodriguez era un mercenario sin fe, al modo que las tiendas de ‘objetos religiosos’ cerca de la calle Pilar de Zaragoza en Madrid venden hoy estatuillas de san Pancracio y de Ganesha, el hijo de Shiva, el destructor, el destructor del amor, el destructor de mundos, Ventura Rodrigues hizo obras en el Pilar, y la estatua de la Cibeles, Gea, Demeter, Pachamama, Yemanya, que convertía a los hombres en dioses, o sea, en demonios.
    La última reforma de la plaza de las Catedrales, y el Ayuntamiento, y la Lonja, es ofensiva. Las columnas que sostienen la iluminación nocturna son barrotes carcelarios, lo previo, focos ocultos en unas trampas en el suelo que abrían por la noche, era mejor. La parada de autobús debería estar en la calle lateral que da al Ebro, ebrios debían estar los autores, tampoco hay por qué tener en la plaza la entrada de peatones al aparcamiento, y la pirámide de información turística, además de inoportuna, los cultos egipcios eran idolátricos, rompe, con lo demás, lo que fuera una de las plazas mayores del mundo, en la que estar engrandece el ánimo del visitante, la presencia de puestos de perritos, artilugios para niños, quiere convertir el lugar en verbenero. Crimen estético, ataque genocida. Procede la ‘Restitutio ad integrum’ inmediata. Salut +

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: