El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

El conocimiento de una cultura pasa necesariamente por abordar el hecho religioso que ha animado el espíritu de sus gentes. En el caso del Alto Aragón disponemos de un espacio fantástico para poder asomarnos a las creencias de las gentes de la montaña en la sociedad tradicional. Hablamos del Museo Diocesano de Barbastro-Monzón. Un lugar en el que se muestran una gran cantidad de pinturas, esculturas y piezas de orfebrería rescatadas de pequeñas parroquias de buena parte de la zona nororiental de la provincia de Huesca. Tesoros que, más allá de su valor artístico, se exponen para poner de manifiesto su significado religioso y su valor espiritual.

San Juan en una tabla gótica del Museo de Barbastro-Monzón. Fuente: FAETON Servicios Educativos

El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón, que fue uno de los pioneros de este tipo de museos en Aragón, fue creado gracias a la labor de una serie de miembros del cabildo que se preocuparon por rescatar y poner a salvo del expolio el patrimonio eclesiástico de las parroquias de los pueblos altoaragoneses abandonados a causa de la despoblación. Un conjunto de piezas que junto a las obras de arte de la propia catedral formaron la colección de este museo que fue inaugurado en 1978.

En el año 2010 se trasladó al antiguo Palacio Episcopal junto a la catedral barbastrense, para lo que se llevó a cabo una reforma integral del edificio del que solo se mantienen las fachadas y los artesonados.

Artesonado del antiguo Palacio Episcopal. Fuente: FAETON Servicios Educativos

El resultado es un precioso espacio expositivo de 900 m2 articulado en torno al espacio del antiguo patio que dota a todo el edificio de luz natural. Un museo moderno y bien dotado que en un futuro cercano albergará también las obras de arte altoaragonesas depositadas en el Museo Comarcal de Lérida pendientes de su devolución.

Museo Diocesano de Barbastro-Monzón. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Aunque sus piezas provienen de parroquias muy humildes, en la colección están representados todos los grandes estilos artísticos europeos y todas las tipologías de obras. Desde murales a tablas y retablos, pasando por objetos y vestiduras litúrgicas. Lo que pone de manifiesto que, a pesar de la pobreza de la zona, la fe y la religiosidad de aquellas gentes les llevó a hacer grandes esfuerzos colectivos para dotar a sus templos de las mejores obras de arte a su alcance.

Pinturas murales de la iglesia de Villamana. Fuente: FAETON Servicios Educativos

La visita comienza repasando las características del arte rural medieval. Buen ejemplo de la pintura románica que llenaba de color las paredes del interior de aquellos pequeños y humildes templos de los siglos XII y XIII es el ábside de la iglesia de Villamana. Un mural en el que Dios se nos presenta como ser superior, de mayor tamaño, distante e inexpresivo, como es propio de un ser dotado de suprema majestad.

Nada que ver con la talla del Crucificado de Salinas de Trillo o las tablas de los retablos góticos donde la función de las representaciones no es la de impresionar sino la de identificar a Dios como hombre que padece dolor y que abandona la inexpresividad por una actitud serena ante los sufrimientos de la Pasión. Una nueva religiosidad que se desarrolla en toda Europa a través de la orden franciscana y que también llegó al Alto Aragón.

Flagelación en una tabla gótica del siglo XV del Museo de Barbastro-Monzón. Fuente: FAETON Servicios Educativos

La representación de la Virgen María también tuvo un desarrollo muy parecido. Pasó de la frontalidad y la inexpresividad propia del románico, rasgos que presentaban a María como frío trono de Dios, a una imagen cercana y tierna de María como madre que mira e interactúa con el niño Jesús. Así podemos admirarla en la imagen de la Virgen de Rañín o la tabla central del maravilloso Retablo de la Virgen de Blasco de Grañén.

Retablo de la Virgen de Blasco de Grañén. Siglo XV. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Desde los orígenes del cristianismo fue fundamental la importancia de los santos como ejemplos de piedad y como seres intermediadores con la divinidad, especialmente en el caso de los mártires. Buen ejemplo de ello representa la intensa devoción por San Miguel en las parroquias altoaragonesas. Lo que hace que podamos admirarle en diversas tallas y oleos en sus diferentes funciones; bien como capitán de los ejércitos celestiales y eterno vencedor del demonio, bien como encargado de pesar las almas en el juicio final.

San Miguel de Troncedo (La Fueva) siglo XV. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Incluso también como intercesor ante la peste en el retablo de Pedro García de Benábarre. Aquí el escultor le asoció con San Gregorio Magno dejando constancia en estas tierras de la antigua tradición romana del siglo VI que afirma que el arcángel se apareció sobre el Mausoleo de Adriano a la comitiva encabeza por San Gregorio para pedir el cese de la epidemia en la ciudad. San Miguel acabó con la peste con un golpe de espada y en ese mismo lugar se levantó el famoso Castillo de Sant Ángelo.

San Miguel Arcangel del taller de Pedro García de Benábarre. Siglo XV. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Sin embargo, el gran protector frente a las continuas pestes que tanto preocupaban a los montañeses fue el mártir San Esteban. Podemos verle vestido de soldado con una flecha en su mano en la preciosa talla de Trillo. Al no renegar de su fe fue condenado a muerte por asaeteamiento, y así podemos verle en diferentes tablas como la de la iglesia de San Julián y Santa Lucía de Barbastro. Las flechas de su martirio fueron asimiladas al contagio de la peste como castigo divino y se convirtió en abogado de las pestes y otras enfermedades infecciosas.

San Sebastián de Trillo (La Fueva) Siglo XIV. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Por supuesto, con permiso de San Roque que fue el otro gran santo patrón de la peste. Uno y otro fueron representados en una tabla de Calvera (Beranuy) del siglo XVI en la que las figuras ya se asocian a escenas en las que se atisba la naturalidad del Renacimiento. Buen ejemplo de ello es el perro de San Roque que levanta su pata para llamar la atención del santo.

Perro de San Roque en la tabla de Calvera (Beranuy). Fuente: FAETON Servicios Educativos

Por cierto, no podemos abandonar el Medievo sin hacer referencia a la extraordinaria colección de lipsanotecas que atesora el Museo. Se trata de pequeñas cajas de madera en las que se introducían reliquias de mártires y que se depositaban bajo la piedra de altar de la iglesia en la ceremonia de consagración. Destaca la de la Ermita del San Salvador Bíbiles (Bonansa) por tener forma de pera y una estrella de cinco puntas como elemento decorativo.

Colección de liposanotecas. Fuente: FAETON Servicios Educativos

A partir del siglo XVI las representaciones sagradas siguen siendo las mismas. Su objetivo es mover a la devoción y servir de apoyo a la catequesis. Sin embargo, en ellas podemos observar como los aspectos técnicos se van perfeccionando. El naturalismo de la anatomía y los vestidos es cada vez mayor y el tratamiento del espacio es cada vez mejor: primero creando sensación de profundidad a través de sencillas líneas de fuga o a través de la representación de los suelos. Y posteriormente introduciendo hermosos paisajes como decorado de las escenas religiosas.

La oración en el huerto de los olivos en una tabla gótica del siglo XV del Museo de Barbastro-Monzón. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Las modas venidas de Italia también llegaron a las tierras altoaragonesas. Así, a mediados del siglo XVI ya encontramos en Barbastro retablos con representación de grutescos como los del Retablo de la Piedad de la catedral.

Grutescos del retablo de la Piedad de la Catedral de Barbastro. Siglo XVI. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Incluso una representación de la Última Cena en la iglesia de Buisán (Fanlo) siguiendo el modelo iconográfico de Leonardo Da Vinci.

Retablo de Biusán (Fanlo) con representación de la Última Cena en el dosel. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Y en iglesias como la de Bisaurri encontrar tablas con representaciones de estilo manierista como el San Juan Bautista de Joan Brotín. Una representación que sorprende por la extraordinaria estilización del cordero y la desproporcionada musculatura y artificiosidad de la posición del Bautista.

San Juan Bautista de Bisaurri. Fuente: FAETON Servicios Educativos

De época barroca, en la que el arte persigue conmover al espectador todo tipo de recursos, en el museo destaca un fantástico apostolado procedente del Monasterio de San Victorian  (Pueyo de Araguás). Unos lienzos que representan a los doce apóstoles, Cristo Salvador y la Virgen a partir de estampas holandesas de finales del siglo XVI.

Apostolado en el Museo de Barbastro-Monzón. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Destacan también unos preciosos cuadritos devocionales realizados en chapa de cobre que representan a la Sagrada Familia procedentes del monasterio de las clarisas de Barbastro.

Sagrada Familia con San Juanito. Siglo XVII. Fuente: FAETON Servicios Educativos

La visita al museo se completa con una colección de elementos litúrgicos: Bandejas pontificales, portapaces, cálices, custodias, navetas, cruces procesionales etc… También piezas textiles (casulla, dalmática, capa pluvial) Piezas que son expuestas de forma conjunta para evocar el esplendor y la magnificencia que creaban en los actos litúrgicos.

Vitrina con objetos litúrgicos en el Museo de Barbastro-Monzón. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Sin lugar a dudas, el Museo de Barbastro-Monzón es un espacio cultural de extraordinaria importancia y debe ser parada obligatoria para quien se acerque a visitar las comarcas del Somontano, Sobrarbe y Ribagorza.

Categorías: Historia y Arte, Joyas del Patrimonio | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: