El tomate rosa de Barbastro

Siempre se ha dicho que el pimiento ha de ser verde, el pepino gordo y liso,  el higo negro y rayado, y el tomate colorado, pero los refranes no siempre llevan razón, y en Aragón  lo sabemos bien: ¡nada mejor que el tomate rosa de Barbastro! Te invitamos a conocer más de cerca este manjar de nuestra tierra…, y, mejor aún, a degustarlo en una rica receta.

Tomates rosas de Barbastro. Fuente: http://www.lahuertarosa.es

El tomate rosa de Barbastro, también conocido como “tomate piel de doncella”, es una variedad de tomate elaborada en la zona de Barbastro, el Somontano y las comarcas vecinas, como consecuencia de un proceso de selección artesanal. Los hortelanos dejan madurar el fruto casi enteramente en la tomatera, y solo al final fuera de la planta. Entonces, lo cortan y se extraen las semillas para el año siguiente. Así, año tras año, se ha ido consiguiendo el particular y apreciado tomate de Barbastro. Estas semillas deben plantarse a primeros de mayo, darán el fruto a partir de julio, y se recogerán entre agosto, septiembre y octubre, con las primeras heladas.

Tomates rosas madurando lentamente en la huerta de Barbastro. Fuente: https://www.rondasomontano.com

Ciertamente, es importante destacar el magnífico entorno en el que se produce esta variedad, y que conforma una huerta privilegiada: la de Barbastro, regada por las aguas de las sierras prepirinaicas mediante una red de canales y basada en un sistema de cultivo tradicional, sin químicos ni otros mecanismos modernos. Una agricultura, en definitiva, que hunde sus raíces en un sistema de cultivo ya existente en el siglo IX.

Recogiendo con cuidado los tomates maduros de la huerta. Fuente: https://www.elperiodicodearagon.com

Por supuesto, nunca hubo tomate en Aragón hasta que los españoles lo trajeron de América, después del descubrimiento de Colón. Pero una vez se introduce en la huerta de Barbastro, idónea para esta hortaliza gracias al clima de la zona –calor por el día y fresco por la noche, con temperaturas suaves-, el tomate se va a beneficiar del sistema de riego que crearon los musulmanes en el lugar, fuertemente islamizado y humanizado durante gran parte de la Edad Media. Tanto es así que, cuando se produce la expulsión de los moriscos de España en 1609, esta medida no afecta a los de Barbastro, que son quienes mantienen la gran huerta de Barbastro. Por ello, al referirse al cultivo del tomate rosa de Barbastro, puede hablarse de una antigua tradición agrícola.

Azud en el Vero para regar las tierras del Somontano. Fuente: https://www.excursionesporhuesca.es

¿Y qué es lo que hace especial al tomate rosa de Barbastro? Son muchas las características que lo diferencian y que lo hacen único, tales como su peso, alcanzando casi el medio Kilo –y llegando a sobrepasar, excepcionalmente, el kilo de peso-; o también el color rojo suave o rosado que le da nombre. Es particular su piel suave y fina, que lo hace muy agradable de comer, y sus pronunciadas arrugas o grietas, consecuencia de lo anterior. Pero lo que realmente nos sorprende es su extraordinario sabor dulce con un poco de acidez; un gusto intenso, suave al paladar, que es tan envolvente como su evocador aroma. Se trata de un tomate carnoso, pero de gran jugosidad, y que presenta pocas semillas y poca agua.

Aspecto de los tomates rosas de Barbastro. Fuente: https://www.gastrozaragoza.com

Todo ello lo diferencia de los tomates híbridos que solemos consumir, de un rojo más brillante y de forma más perfecta, pero más insípidos al paladar. Por el contrario, el tomate rosa de Barbastro, cuya selección no ha tenido como objetivo el favorecer la conservación y manipulación del producto, es una variedad muy frágil, conservándose tan solo dos o tres días, por lo que debe consumirse “de la huerta a la mesa”. Por ello, no es susceptible a exportaciones al extranjero, y su distribución se limita a territorio peninsular. Así, casi la mitad de la producción de este tomate se consume en el propio Aragón, y algo más de la mitad se destina a otras ciudades del norte de la península, a Madrid y a Barcelona –ciudades en las que se llega a pagar siete euros por un kilo-. Pero aún así, a día de hoy no se logra satisfacer la demanda nacional de la que goza el tomate rosa de Barbastro…

Tomates rosas preparados para el transporte a la tienda. Fuente: https://www.gastrozaragoza.com

En relación con lo anterior, es preciso tener en cuenta que hablamos de una variedad que produce un volumen cuatro veces menor al de otros tipos de tomate, y en la que cerca del 40% de la producción no es comercializable, lo cual limita mucho su potencia económica. Este tipo de cuestiones, de hecho, son las que han llevado al mercado a seleccionar variedades de tomate resistentes al tiempo, las plagas y otras enfermedades, y que han colocado a otras variedades tradicionales al borde de la extinción, a pesar de sus propiedades. Afortunadamente, en los últimos tiempos está cambiando dicha tendencia.

Tomate rosa de Barbastro, un manjar natural de Aragón. Fuente: http://www.diariodelcampo.com

Así, el prestigio y reconocimiento del tomate rosa va en aumento, y tanto su creciente fama como su forma de cultivo y sus cualidades organolépticas, le han valido ser reconocido como “Marca Nacional de Calidad”. Pero el objetivo de los agricultores es más ambicioso: lograr que el tomate rosa de Barbastro sea distinguido como una denominación de origen, igual que ya lo son otros productos de nuestra tierra, tales como el Jamón de Teruel, el Melocotón de Calanda, o la Cebolla de Fuentes de Ebro.

Tomate rosa con la etiqueta con la que la Asociación de Hortelanos del Alto Aragón certifica la calidad del producto. Fuente: https://www.gastrozaragoza.com

No debemos olvidar, en último lugar, alguna de las ventajas alimenticias del tomate, tales como su nivel de vitamina C, su aporte de potasio, su baja cantidad de carbohidratos, y su ausencia de grasas. En definitiva, es tan sano y tan rico que resulta difícil resistirse a tal manjar de nuestra tierra. Nosotros proponemos dos formas para degustarlo: la ensalada de tomate rosa con salsa de yogur, perfecta para una cena de verano; o para paladares más exóticos, un tartar de tomate rosa, algas wakame, y salmón ahumado… ¡Que proveche!

Tomate rosa con algas wakame y salmón ahumado. Fuente: https://www.alacartaparados.es
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: