Centenario Francisco Pradilla

Este año 2021 también conmemoramos el centenario de otra figura indispensable del arte aragonés; Francisco Pradilla. El pintor que acercó mejor que nadie la Historia al gran público y que triunfó entre los siglos XIX y XX en toda Europa, cuando otros artistas se adentraban el las corrientes de vanguardias, con un pintura tradicional pero absolutamente emocionante, muy influida por todavía por el romanticismo, y ejecutada con una técnica soberbia. Trabajo que le valió ser uno de los artistas más valorados y cotizados en la España de su tiempo. Sólo la genialidad de su amigo Joaquín Sorolla pudo hacerle sombra. ¿Te apetece conocer más sobre este maravilloso pintor?

Autorretrato de Francisco Pradilla. Fuente: http://www.museodelprado.es

Corría el año 1848 cuando Francisco Pradilla nació en el municipio de Villanueva de Gállego en el seno de una familia humilde. Como muchas otras familias la suya también marchó a la ciudad en busca de un futuro mejor y a la edad de 11 años nuestro Francisco ya cursaba bachiller en Zaragoza y vivía en la calle del Coso 35, frente a la actual Plaza de España.

Zaragoza en el siglo XIX. Fuente: https://dara.aragon.es

Siempre falto de recursos trabajó como pintor de brocha gorda desde los 12 años y esos dineros que ganó le dieron la posibilidad de seguir aprendiendo. Primero como aprendiz en el taller de Mariano Pescador, con el que realizó numerosas escenografías para el Teatro Principal, y después en la Academia de Bellas Artes de San Luis.

Juan José Gárate Vista de Zaragoza 1908. Aparece representado Pradilla junto a otros grandes aragoneses de su época. Fuente: http://www.epdlp.com

Sin embargo, Zaragoza se quedaba pequeña para un muchacho de su talento y ambición, así que, como otros muchos artistas marchó a Madrid en busca de oportunidades. Era el año 1866 y en la capital pronto sacó partido de su experiencia como escenógrafo y comenzó a trabajar en el taller de Ferri y Busato; los artistas que habían llegado de Italia para hacerse cargo de la decoración del Teatro Real.

Poco a poco fue perfeccionando su técnica aprendiendo de los grandes maestros del Museo del Prado donde acudía con frecuencia para copiar sus obras. Y con el dinero que fue ahorrando pudo pagarse clases de pintura en la Academia de San Fernando donde conoció a los artistas aragoneses Ponciano Ponzano y Casado de Alisal con el que tuvo una gran amistad.

Después de mucho esfuerzo y duro trabajo por fin llegó su gran oportunidad. En 1874 ganó una plaza de pensionado en la recién creada Academia de Roma y marchó a la ciudad eterna a completar su formación como artista. Una aventura que emprendió junto a los pintores Casto Plasencia, Alejandro Ferrant y Jaime Morera, el discípulo aventajado del gran paisajista Carlos de Haes.

Alegoría de Zaragoza. Pintura de Alejandro Ferrant en el antiguo Casino de Zaragoza (Palacio de Sástago) donde representó a Pradilla junto a Goya y otros  personajes ilustres

Allí se dedicó a aprender de las obras de los grandes maestros copiando cuadros, monumentos y paisajes. Y es entonces cuando el gran talento del pintor zaragozano encontró reconocimiento. Tanto es así que aunque su viaje a Roma era por una pequeña temporada, el éxito de su taller ubicado en la Via Ripetta, cerca de la céntrica Plaza del Popolo, le llevó a largar su estancia por espacio de 20 años.

Paisaje de Capri (Pradilla) Fuente: http://www.museodelprado.es

Su primer gran éxito llegó el último año pensionado en Roma (1977) cuando presentó su afamada pintura Doña Juana la Loca, que fue premiada con la Medalla de Honor de la Exposición Nacional de 1878. El éxito entre la crítica y el público fue total. Y la fama de nuestro pintor hizo que incluso en Europa se adoptase el término “estilo Pradilla” para designar un estilo pictórico especialmente riguroso a la hora de representar los espacios históricos, la indumentaria y la composició, y que con una pincelada libre y suelta, triunfó en la Europa de finales del XIX.

Doña Juana la Loca. Fuente: http://www.museodelprado.es

Inmediatamente después Pradilla presenta La rendición de Granada que en 1882 se lleva la Gran Medalla de Oro en la Exposición Internacional de Viena. Con esta pintura Pradilla, al igual que los grandes maestros como Velázquez en La rendición de Breda, fue capaz de idear una escena tan potente y emotiva que ha quedado en el subconsciente colectivo como si fuese real. Aunque sabemos que en ella no estuvo presente la reina Isabel. Pero eso es lo de menos.

La rendición de Granada en la Sala de los Pasos Perdidos del Senado. Fuente: http://www.senado.es

A partir de entonces los honores y encargos se suceden y Pradilla se convierte en uno de los pintores más reconocidos en ese momento, especialmente, como pintor de Historia. Y de este género hizo muchas escenas centradas en el reinado de los Reyes Católicos y la unificación de los reinos de España. Una temática muy propia de aquellos años en los que se estaba forjando el estado español.

En el Ayuntamiento de Zaragoza tenemos la suerte de contar con dos fantásticas obras de Historia del maestro Pradilla que le fueron encargadas en 1879: los retratos de los reyes aragoneses Alfonso V el Magnánimo y Alfonso I en Batallador, que además le sirvió de modelo al escultor José Bueno para la famosa escultura del monarca que preside el Parque Grande de la ciudad.

Alfonso I el Batallador. Fuente: https://es.m.wikipedia.org/

Y en el Museo de Zaragoza, además de otras obras menores, podemos admirar una segunda versión realizada en 1907 por encargo de Luis Ocharán de su famoso cuadro La reina doña Juana la Loca recluida en Tordesillas. Hay que señalar que la enorme fama de las obras de Pradilla hizo que el artista se viese obligado a realizar muchas reducciones y copias de sus pinturas para coleccionistas particulares.

La reina doña Juana la Loca recluida en Tordesillas con su hija, la infanta doña Catalina 1906. Fuente: http://www.museodelprado.es

A pesar de que Pradilla es reconocido como gran maestro de la Pintura de Historia, lo cierto es que este género apenas ocupa un pequeño porcentaje de su obra. En realidad, cultivó todos los temas, con especial atención al paisaje y a la pintura de género y de costumbres.

Especialmente destacados son sus numerosos dibujos. Como es propio de un artista tan meticuloso a la hora de trabajar, a lo largo de su vida realizó una enorme cantidad de dibujos en sus cuadernos de trabajo donde representaba todo tipo de imágenes que le gustaban para después utilizar en sus cuadros. También trabajo como ilustrador en diferentes revistas madrileñas  donde publicó con cierta regularidad.

Lavanderas en el río. Fuente: www.carmenthyssenmalaga.org

Y es precisamente sus dotes como dibujante lo que le propició una gran destreza como acuarelista. Técnica con la que experimentó antes de viajar a Roma y en la que destacó. En acuarela hizo muchos paisajes de rincones de España, especialmente, de Aragón y Galicia; su tierra y la de su esposa.

Tanto en acuarela como al oleo le gustaba pintar paisajes del natural (en vivo). Los paisajes son muy abundantes en su obra y especialmente bellos porque en ellos suelen aparecen todo tipo de personajes idílicos que dan vida a sus obras.

Lectura de Anacreonte. Fuente: http://www.epdlp.com

En sus últimos años se interesó por las escenas costumbristas del Madrid de su época (verbenas, procesiones, manolas) y, como no podía ser de otra manera, Pradilla también destacó como gran retratista. Aunque no era su género favorito. Eso sí, como Goya, demostró tener una gran capacidad para el retrato psicológico. Buena prueba de ello son los retratos del matrimonio Royo-Villanova (1914) que podemos ver en el Museo de Zaragoza.

Retrato de Pilar de Villanova. Fuente: commons.wikimedia.org

Pradilla recibió a lo largo de su vida premios y honores por todo el mundo. Fue un personaje importantísimo en la España de la restauración aunque tras su paso por la dirección del Museo del Prado decidió vivir recluido en su casa de Madrid trabajando incasablemente hasta su muerte en 1921.

Exposición Centenario Pradilla Pradilla y la pintura en el Museo de Zaragoza. Fuente: FAETON Servicios Educativos

Las instituciones aragonesas se van a volcar durante este año en la conmemoración de la figura de este ilustre aragonés. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego va a editar un cómic sobre la vida del pintor realizado por Chesús Calvo.  El Ayuntamiento de Zaragoza ya prepara una gran exposición en La Lonja. Y a lo largo de este verano ya podemos disfrutar de una interesantísima exposición en el Museo de Zaragoza sobre el artista y su época promovida por el Gobierno de Aragón. No os dejéis de ir a visitarla.

Categorías: Uncategorized | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Centenario Francisco Pradilla

  1. Alexia Garví

    Gracias por este resumen tan claro y delicado de la figura de un pintor de gran talla pictórica y humana. Me enorgullece vivir en su localidad y siento el desconocimiento del que en vida tuvo su tierra natal. Sin duda se paliar con creces en este año de celebración y honores a nuestro gran pintor universal Francisco Pradilla y Ortiz.
    Visitadas todas las exposiciones y asombrada una vez más de su extensa obra.

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: