Manuel Jalón y la fregona

Manuel Jalón, fallecido hace seis meses, fue un ingeniero en el sentido antiguo y humanista de la palabra, o sea un “hombre que discurre con ingenio las trazas y modos de conseguir o ejecutar algo”. Inquieto, emprendedor, inteligente y tenaz, lo recordamos hoy aquí porque fue el inventor de la fregona, ese sencillo artilugio que contribuyó a mejorar el día a día de millones de personas, pues facilitaba una tarea hasta entonces dura y trabajosa.

Nacido en Logroño, pero residente en Zaragoza desde muy jovencito, Jalón entró a trabajar en la Base Aérea de esta ciudad en los años 50. Tras una estancia en Estados Unidos, volvió con un montón de proyectos para mejorar el mantenimiento de los aviones. Comentándolos un día con los compañeros en un bar del Tubo, uno de ellos le dijo que lo que tenía que hacer era aplicar su imaginación en mejorar las condiciones de vida de las personas. “Inventa algo que les alivie el trabajo, que les ahorre tiempo… Por ejemplo, algo que permita a las mujeres dejar de fregar de rodillas”, comentó mientras señalaba a la que, en ese momento, se hallaba fregando el suelo del bar. Jalón se dio cuenta de que podía hacer justo lo que acababa de proponer su compañero. Él había visto en Estados Unidos unos grandes aparatos de rodillos con los que se limpiaban los hangares, así que se trataba de adaptar aquel modelo al uso cotidiano, haciéndolo más pequeño y ligero. Y fue dicho y hecho. En 1956 creó el prototipo y se hizo con los materiales necesarios: cubos de metal, mangos y rodillos de madera, sujeciones metálicas y torcidos de algodón para la mopa. Esto último fue lo más difícil, pues había que conseguir cabos que formaran una bayeta de flecos que absorbieran bien el agua y no se deshilacharan al frotar el suelo. Conseguido todo esto, en pocos meses sacó las primeras unidades de la primera fregona fabricada en España, que era de rodillos y se accionaba con el pie.

Jalón se instaló en un pequeño taller de la calle Capitán Portolés, de Zaragoza, y registró la marca que distinguía a aquellos aparatos lavasuelos: “Rodex”. Las primeras fregonas se hicieron de manera poco menos que artesanal y se vendieron a los amigos y conocidos, pero pronto empezaron a hacerse populares, sobre todo gracias a la acción comercial de su primer representante, Enrique Falcón, que empleaba como promoción el sencillo sistema de fregar el suelo de la tienda del posible cliente. Era muy eficaz: en cuanto la gente veía fregar tan bien y de una forma tan sencilla, la venta se cerraba. De hecho, era lo que había que hacer siempre: todo el mundo estaba acostumbrado a que se fregara de rodillas y las explicaciones sobre el funcionamiento del nuevo aparato no servían para mucho. Pero era verlo en acción y convencerse.

Ni siquiera se llamaba “fregona” todavía, sino “lavasuelos”. Pero para disgusto de Jalón, que consideraba el nombre despectivo, pues por aquel entonces designaba de forma negativa a la mujer que fregaba, lo de “fregona” se impuso definitivamente. Tanto, que acabó incorporándose al Diccionario de la Real Academia de la Lengua, como acepción nueva, en 1974.

Pero estamos aún en 1957. Aquel año fue el del despegue definitivo de la empresa Rodex, gracias al éxito que obtuvo su stand en la Feria de Muestras de Zaragoza, donde unas señoritas hacían constantemente demostraciones del producto por el procedimiento habitual: fregando el suelo. El reclamo volvió a demostrar su eficacia y no solo con el público, sino con varios representantes comerciales que extendieron su venta a toda España.

La empresa creció, se convirtió en sociedad en 1958 y se instaló en la calle Princesa. Y al año siguiente salió su primera competidora, la fregona marca “Mery”, realizada en Tarrasa por Juan Gunfaus: ésta ya no era de rodillos, sino de embudo, pero seguía fabricada en chapa metálica. El sistema de embudo contaba con varias patentes desde 1936, pero no se habían comercializado y los resultados no acababan de ser buenos: era un cubo muy pesado y caro por la necesidad de proteger las piezas con un revestimiento anticorrosión. Además, las uniones entre las piezas metálicas destrozaban los torcidos de algodón de las mopas. Rodex fabricó algunas piezas de un modelo similar, diseñado por un amigo de Jalón, Emilio Bellvis, pero aquello no funcionó.

Modelo de utilidad de Ángel de Juan, 1936

Modelo de utilidad de Julia Montoussé y Julia Rodríguez-Maribona, 1953

Así que Manuel Jalón se puso a idear un modelo mejor. Y lo logró: el 22 de abril de 1964 registró la patente de invención del modelo que, prácticamente sin modificaciones (o sin mejoras sustanciales), hemos conocido hasta hoy. Se trataba de un cubo de plástico con escurridor de bayetas del mismo material, de una sola pieza que encajaba en el cubo e iba enrejillada por la parte inferior. Vamos, la fregona de toda la vida. Jalón siempre afirmó que, aunque pareciera que en principio no tenía nada que ver una cosa con otra, fueron sus conocimientos de aeronáutica los que le sirvieron para idear ese exitoso modelo. En aeronáutica se trata de fabricar piezas resistentes con el menor peso posible, y esa idea fue la que le guió: Jalón diseñó un cubo de paredes delgadas pero con una generatriz ligeramente curva que aguantara el empuje al escurrir el palo sin deformarse ni romperse. Y lo mismo el embudo, de una sola pieza, sin aristas ni soldaduras, con un perfil realmente “aerodinámico”… y que necesitaba muchísimo menos material para ser fabricado. El resultado: un producto ligero, sencillo, limpio, eficaz, estético y, sobre todo, barato. O sea, un éxito absoluto.

Un año después, el nuevo modelo era líder en el mercado nacional. De él se han fabricado más de cien millones de unidades, un auténtico hito. Obtuvo numerosos premios y medallas de oro a la exportación. La fregona figura en el Museo de Artes Decorativas de Barcelona como uno de los exponentes del diseño industrial del siglo XX en España, mientras que, como invento, en diversas publicaciones de gran difusión en el país ha sido considerado el quinto acontecimiento más importante de la última centuria. En el año 2000, la enciclopedia Encarta afirmaba que España ha aportado al mundo cinco inventores y descubridores geniales, y entre ellos incluía a Manuel Jalón.

Él estaba muy orgulloso de aquel logro: “El uso de la fregona, que permitió a millones de mujeres dejar de fregar arrodilladas cada día, para fregar de pie –mujeres y también hombres—, supuso sin duda un avance importante en nuestra calidad de vida. Lo que más me satisface es haber evitado a tanta gente enfermedades como bursitis en las rodillas, artritis, artrosis, lesiones por astillas, infecciones, hongos y el deterioro de las manos. Intenté dignificar un trabajo humilde”. Y a fe que lo consiguió.

Jalón hizo otra aportación muy notable a la historia de la industria aragonesa y al bienestar de millones de seres humanos, que fue el modelo más perfecto y difundido de la jeringuilla de plástico de un solo uso. Pero de esta aventura hablaremos otro día. Mientras, si queréis conocer a otros aragoneses ilustres aquí os dejo algunos enlaces de nuestro blog, y no olvidéis que podéis seguirnos entrando en http://www.facebook.com/identidadaragonesa y pinchando “me gusta”, o en twitter @estatutoaragon

Anuncios
Categorías: Los aragoneses | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “Manuel Jalón y la fregona

  1. Pingback: Aragoneses ilustres – Fidel Pagés, descubridor de la anestesia epidural | La identidad de Aragón

  2. Pingback: Los aragoneses – Pignatelli y el Canal Imperial | La identidad de Aragón

  3. excellent article , covers a lot of ground i’ve found a great article. thanks.http://www.cantoneira.com

  4. Pingback: Los aragoneses – Jerónimo Zurita, el gran cronista de nuestra historia | La identidad de Aragón

  5. Pingback: Los aragoneses – Miguel Servet (I) | La identidad de Aragón

  6. Pingback: Los aragoneses – Santa Isabel | La identidad de Aragón

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: